ANÁLISIS DE REDACCIÓN
El sentido de dos fallos judiciales
Lunes, 25 de Septiembre de 2017
EL MANDAMÁS DEL PAIUBRE. El hombre fuerte de Mercedes debió soportar una estocada impulsada por el Gobierno, donde recurren a la Justicia para desactivar las candidaturas que ponen a los radicales y aliados como seguros perdedores.
Ayer hubo dos sentencias significativas en este proceso electoral que el Gobierno provincial resolvió judicializarlo para mejorar algunos números que no le cierran.
Al final del camino, se medirán los costos políticos de estas maniobras proscriptivas a las que el justicialismo pareciera no darles la importancia que el oficialismo pretendía.
El rechazo que existe en la sociedad es claro. Y a la luz de algunos sondeos, parece claro que con los intendentes o sin los jefes comunales que buscan la reelección, el resultado electoral no se alteraría al menos en los niveles esperados por el radicalismo y sus aliados. Si se suponía que esto fuera un tiro de gracia a las aspiraciones de Camau, pareciera que se equivocaron. 
Prueba de ello lo es el nuevo aumento salarial que a cuenta gotas el Gobierno sigue anunciando con el fin de lograr un rédito político.
EL FALLO DE LA 
CORTE SUPREMA 
DE JUSTICIA DE 
LA NACIÓN
 
Los cinco ministros concordaron ayer, mediante la sentencia que se dio a conocer en horas de la siesta, que la vía excepcionalísima del per saltum no era la indicada para entrar a conocer el caso Cemborain. 
Para mejor entendimiento, hay que señalar que son tres las maneras de llegar al más alto Tribunal. La primera de ellas es la del per saltum, que encontró regulación legal hace un par de años, a pesar de ser una creación pretoriana de la propia jurisprudencia de la Corte.
La segunda, a través de un recurso extraordinario federal, si existiera caso federal, con violación de las garantías constitucionales.
Este recurso extraordinario podría plantearse contra la sentencia del Superior Tribunal de Justicia en función a que se eligió votar con las elecciones provinciales o podría deducirse contra una sentencia de la Cámara Electoral Nacional, instancia de apelación de la Junta Electoral Nacional que debería haber intervenido en ambos casos, si las elecciones de Goya y de Mercedes se hubieran pasado al 22 de octubre, con las elecciones legislativas nacionales.
Esta habría sido la tercera vía de llegada a la Corte Suprema, una variante hoy descartada porque los intendentes resolvieron votar con las elecciones provinciales.
Así las cosas, el tema queda en manos del Superior Tribunal. Y contra esta decisión, y en una carrera contra el reloj, quedaría la posibilidad de plantear el recurso federal, aunque en esto entran a jugar los tiempos políticos y la necesidad de evaluar costos y beneficios en la distribución de las boletas.
Quizás lo importante sea destacar el temple del candidato opositor Camau Espínola, que confía en el voto de la gente, en el efecto arrastre de su propia candidatura y en la convicción de que el sentimiento de cambio que hay en la sociedad es muy fuerte. 
Hoy, el Gobierno sigue apostando a pelear en los tribunales, con epicentro en el Superior Tribunal, donde los jueces no dejan de mirar la balanza del poder político como lo hacen los jueces federales de Comodoro Py, que a partir de las Paso han dado un fuerte impulso a las causas que comprometen al anterior gobierno nacional.
 
EL FALLO 
DE LA CÁMARA 
ELECTORAL 
EN EL CASO BASSI
 
La decisión también conocida ayer no implica aire fresco en este turno electoral ni alienta expectativas mayores en cuanto el Tribunal no podía fallar, sino como lo hizo. Y eso porque ya en 2013 había fijado un criterio en línea con el de la Juez de primera Instancia en casos análogos al resuelto ayer. Ergo, no podía resolver, sino como lo hizo, lo cual no desanima a los estrategas del Gobierno que apuestan a dar vuelta ese fallo en el ámbito del Superior, donde aseguran contar con los votos necesarios para ello.
Hablan de 3 votos que podrían ser 4. Una fuente tribunalicia ayer aseguraba tres votos y medio, algo que en días más se disipará con decisiones del Superior que podrían, o no, ser la última palabra. La Corte Suprema, sólo entonces, agotadas las instancias locales, tendría la posibilidad de revisar el fallo. Habrá que ver. Los tiempos judiciales no son los tiempos políticos.
El Gobierno se muestra tranquilo, juega de local; esto es, con una "justicia propia". Otra situación se hubiera planteado si se hubiera optado por unificar las elecciones en las comunas controvertidas con las nacionales. Ahí hubiera perdido poder de incidencia.
La Junta Electoral Nacional la conforma el presidente de la Cámara Federal, Luis González; el juez Federal, Carlos Soto Dávila y el presiente del Superior Tribunal, Guillermo Semhan. La instancia de apelación es la Cámara Electoral Nacional que integran Javier Corcuera y Alberto Dalla Vía, y por sobre la Cámara la Corte Suprema. La diferencia sustantiva está en que los tiempos también son otros.
COMPARTÍ LA NOTA
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 17,100 17,550
 Euro 20.6210 20.6230
 Real 5.5283 5.5333