LIGA NACIONAL
La era del "Ciclón" llegó para quedarse
Martes, 26 de Septiembre de 2017
El bicampeonato que acaba de conquistar San Lorenzo, tras superar en la definición a Regatas Corrientes, sirve como disparador para reflexionar sobre el momento del club, su apuesta al básquet profesional y la huella que está dejando.
Hace nada más que 5 años Peñarol alcanzó lo que hasta entonces nadie había podido: ganar tres campeonatos consecutivos en la Liga Nacional. El Peñarol de esos años le puso nombre propio a una buena porción de la historia de la Liga. Tuvo hitos como el mencionado y otros.
No se vislumbraba la posibilidad cercana de encontrar otro equipo que marque un sendero de tal manera. Es que para que esto ocurra, deben sucederse en simultáneo una serie de hechos que hacen a la causa mayor y que llevan a resultados que pasan a la historia.
San Lorenzo acaba de ganar su segundo título de Liga Nacional, y lo hizo de manera contundente. De principio a fin. Con suficiencia. Fue el candidato que confirmó todas las apuestas previas. También, en el camino, ganó el Súper 4. Su cuenta pendiente en la 16/17 es no haber trascendido más en la Liga de las Américas.
El "Ciclón" compró una plaza para participar de la competencia dos años atrás. En rigor de verdad, hizo un convenio con Sportivo 9 de Julio de Río Tercero para hacerse de un lugar en la máxima división. Pero el club ya había tomado la decisión de incursionar de lleno en el profesionalismo. Marcelo Tinelli había tomado esa decisión.
Cuando se dice que Tinelli tomó la decisión, se quiere generar una verdadera conciencia de qué se trata: es el empresario, emprendedor y popularísimo conductor televisivo quien avanzó personalmente con la apuesta.
Él le pone el cuerpo a este San Lorenzo. Va a los partidos, también aparece por los entrenamientos, da notas y se muestra conocedor de detalles. Está comprometido. Estimula el presente y cimenta el futuro. Mientras él esté en San Lorenzo, dice, habrá básquet de primer nivel.
San Lorenzo cuenta con una billetera generosa, por la que ha podido acelerar algunos procesos. Pero es bien sabido, y ejemplos sobran, que el dinero no compra el éxito. Aquí hubo y hay un proyecto.
El deporte de la naranja en la institución no es cosa nueva. Hay una historia, a la que se respeta y a la que se le rindió homenaje en la celebración de la primera de estas dos Ligas ganadas por el club.
Los jugadores quieren jugar en San Lorenzo. Se insiste: es una institución que paga bien, sí, pero no es el motivo único por el cual se transformó rápido en la vidriera más deseada. Los jugadores encuentran en San Lorenzo un club que llegó con ideas y objetivos de máxima, cuando no superadores. Acá se juega para ser protagonistas siempre. Y si la oportunidad lo permite, trascender barreras. No fue posible obtener la Liga de las Américas, pero sí fue el primer equipo en la historia de la Liga Nacional en llegar hasta la mismísima NBA. Eso es gestión. Un tipo de la talla de Tinelli, apoyado y acompañado por algunos de los integrantes de su admirada Generación Dorada, tocaron las teclas justas para poder llegar a la cima del básquet mundial.
Desde lo deportivo, San Lorenzo contó con el mejor gerente. Cuando Julio Lamas asumió como entrenador del club, fue claro: "Es el club de mis amores, lo que de por sí motiva. Pero también es un desafío enorme desarrollar casi desde cero una estructura profesional. Yo ya trabajé en clubes de fútbol que hacen básquet, como Boca o el Real Madrid. Acá está todo por hacerse", explicaba a trazo grueso quien por entonces ya había dirigido a la Selección Argentina en dos períodos, Boca, Real Madrid, otros equipos de España, y de la Liga Nacional. Lamas vio y entendió el momento: San Lorenzo apostaba en serio por el básquet profesional y no quiso perderse la oportunidad de escribir una página.
San Lorenzo contrata a los mejores, sale campeón, y para la campaña siguiente mejora al equipo. Sube la apuesta. Incluso en la dificultad que implica tener un equipo largo, con la suma de egos, y la distribución de minutos en cancha y roles dentro del equipo. Lamas es el eje fundamental para que esto funcione.
Es habitual en la Liga Nacional que los grandes jugadores elijan su destino por dos factores: dinero y conveniencia personal (lugar de residencia u otros). Esto hace poco común que confluyan dentro de una misma estructura jugadores que podrían llegar a disputar minutos y protagonismo. San Lorenzo logró, por su dinámica de protagonismo permanente, que esto no suceda. Los jugadores, aún cediendo algo de protagonismo, prefieren permanecer en la institución. Inclusive quienes son los sustitutos prefieren aguardar dentro del club, en vez de ir a otras instituciones a tener más minutos en cancha y ganar más dinero.
Es el ejemplo de super equipo criollo. Los grandes jugadores se suman, como pasa en la NBA con Golden State Warriors. La apetencia no pasa por ser el que más anota, más cobra o más juega, sino por ser parte de una estructura que garantice ir por el campeonato y óptimas condiciones de trabajo y desarrollo.
San Lorenzo, desanda un incipiente camino en el profesionalismo, ya es el bicampeón de la Liga Nacional. En un abrir y cerrar de ojos, se convirtió en el dominador absoluto de la competencia. Y va por más. ¡Arrasa el Ciclón!
COMPARTÍ LA NOTA
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 17,330 17,780
 Euro
 Real