EMBLEMA DE SAN MARTN

Una década sin Alejandro Coronel


A 10 años de su partida, el recuerdo eterno en la mente y en el corazón de toda la familia del "rojinegro" y de todo Corrientes. Su legado y enseñanza quedarán grabados a fuego por siempre.

El pasado 26 de noviembre, se cumplieron diez años del fallecimiento del jugador emblema del club San Martín. Su recuerdo sigue intacto en toda la familia "rojinegra".
El nombre Alejandro Coronel es sinónimo de San Martín y de todo Corrientes. 
Alejandro nació el 25 de julio de 1973 e hizo todas las inferiores en el equipo "rojinegro". Es sin lugar a dudas el jugador más importante que tuvo la institución y el básquet correntino.
La pasión por el básquet fue su gran motor hasta los últimos días de su vida. Se caracterizó por nunca bajar los brazos, ni darse por vencido. Ejemplo de vida y de amor por la camiseta que vistió hasta el final.
Empezó a jugar desde muy chico porque el papá era entrenador. Era muy talentoso, atlético, inquieto. Atilio Mosna, de la dirigencia del club San Martín, en ese momento era entrenador y lo hizo debutar en la Primera, tenía 14 años, era chico pero se notaba su talento. Una vez que empezó a jugar, no paró. Fue constante. Continuó su carrera en el club Córdoba como juvenil. A partir de allí, su carrera fue dando grandes pasos: Unión de Ituzaingó, La Unión de Colón, Echagüe de Paraná, Luz y Fuerza de Posadas, Estudiantes de Olavarría, Ferrocarril Oeste, Ben Hur de Rafaela, Regatas Corrientes, Peñarol de Mar del Plata y Obras de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Luego de que le diagnosticaran una grave enfermedad (venía luchando con un cáncer hacía ya unos años), volvió a San Martín para formar parte del plantel dirigido por Ariel Rearte que le dio el ascenso del Torneo Argentino de Clubes a La Liga B, ganándole la final a Unión y Fuerza de Presidencia Roque Sáenz Peña.
San Martín compró la plaza en el Torneo Nacional de Ascenso y en ese momento le ofrecieron a Alejandro el cargo de jefe de equipo, sin embargo, el jugador no pudo evitar sus ganas de volver a las canchas y finalmente terminó formando parte del plantel profesional para jugar 21 partidos y retirarse en el club que amó toda su vida. 
Comenzó a jugar el TNA y, a pesar de la enfermedad, nunca dejó de entrenar, mientras pudo estuvo en la cancha. Hacía la vida de cualquier jugador. Estuvo en una cancha hasta que no lo pudo hacer más. Para toda la familia "rojinegra" es un símbolo. Nació en el club.
Alejandro Coronel es sinónimo de San Martín porque se inició y terminó acá pero su esplendor también lo tuvo afuera. Así lo recuerdan quienes lo conocieron.
Ale está presente en cada rincón del club. Su presencia sigue intacta. Un mural en la cancha auxiliar y su camiseta N° 10 colgada en lo más alto del Fortín Rojinegro es la manera que San Martín decidió homenajearlo.
Ejemplo de deportista a seguir para los más jóvenes, pero sobre todo un ejemplo de superación, de lucha constante, de fuerza, de entrega y de no darse por vencido. 
A diez años de su partida, el recuerdo eterno en la mente y en el corazón de toda la familia del club San Martín y de todo Corrientes. Su legado y enseñanza quedarán grabados a fuego por siempre.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :