ADELANTADOS?

El Ejército de Estados Unidos presentó su nueva y estratégica arma: la siesta


El manual de preparación física de los soldados norteamericanos ahora incluye el descanso de la siesta como una táctica para mantener un estado de alerta constante. ¿Adelantados?

El manual integral de salud y aptitud física del Ejército de los Estados Unidos, ahora llamado "Holistic Health and Fitness", incluyó varias novedades en su reedición de octubre de 2020, entre ellas una que por estas latitudes ya se venía aplicando: la siesta estratégica.


El manual ahonda sobre las distintas "preparaciones" que necesita un soldado: física, nutricional, mental, espiritual y la última pero no menos importante; el sueño, a la que dedica un capítulo entero, según informó The New York Times.


"El sueño es un requisito fundamental para la salud y el funcionamiento del cerebro. La preparación para dormir es la capacidad para reconocer e implementar los principios y comportamientos del sueño necesarios para apoyar la función cerebral óptima. A su vez, la preparación para dormir sustenta la capacidad de un soldado para satisfacer las demandas físicas y no físicas de cualquier deber o posición de combate, cumplir la misión y continuar luchando y ganando", resalta el escrito.


El ejército de los Estados Unidos recomienda a los soldados mantener un horario constante de sueño y vigilia durante toda la semana, durmiendo entre 7 y 9 horas por noche, para poder alcanzar lo que se denomina "ritmo circadiano de alerta". Pero para aquellos que no consiguen satisfacer la cuota de sueño que necesita su cuerpo, queda abierta la posibilidad de tomar una siesta durante la tarde para suplir esa deuda.


"Aunque el ritmo circadiano de alerta generalmente promueve un ciclo de 24 horas de vigilia diurna y sueño nocturno, también hay una 'inmersión' temporal por la tarde en el estado de alerta. Esta inmersión se vuelve especialmente notable en personas que tienen una deuda significativa de sueño", advierte el manual. Esta "inmersión" es nada menos que el momento de la tarde, después de comer, en que aumenta la actividad digestiva y también el cansancio en el cuerpo; la hora de la siesta.


Para aprovechar esta merma en el rendimiento físico y mental, se le reconoce como una buena oportunidad para "obtener buen sueño de calidad durante el día, para ayudar a pagar cualquier deuda de sueño existente".


"Los soldados pueden, generalmente, tomar estas siestas sin interrumpir significativamente el ritmo circadiano de alerta, siempre que las siestas no sean lo suficientemente largas o frecuentes como para afectar la capacidad de iniciar el sueño por la noche", reza el documento, que también insta a los líderes de los grupos a tener en cuenta las siestas largas como forma de recuperación para sus soldados, en los casos en que una misión en marcha no les esté dejando conciliar el sueño por las noches.


En cuanto a la seguridad, el manual de aptitud física recomienda a los líderes: "los entornos operativos o de entrenamiento deben ser seguros para que los soldados duerman. Esto también se aplica a las áreas en donde los soldados toman siestas. Asegúrese de que los soldados no intenten tomar una siesta delante, detrás o debajo de camiones, tanquetas u otros vehículos".


Fuente: La Nación


Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :