AUTOMOVILISMO

Agustín Canapino y Guillermo Cruzzetti, dos figuras de crecimiento exponencial


El tetracampeón del Turismo Carretera es quizás el piloto que más se destaca en nuestro país dentro del mundo de la simulación de autos de carreras; y por otra parte, cuenta con el complemento de una persona con la cual, junto a su padre (Alberto Canapino) ha obtenido prácticamente todos sus logros en el Automovilismo: su ingeniero en el Equipo de TC en la vida real y docente del IAD.

Podríamos decir que se vincula la juventud con la experiencia técnica. Guillermo Cruzzetti, junto a Alberto Canapino, fue uno de los iniciadores de la práctica en la Adquisición de Datos en los autos de competición. Recordemos que este procedimiento, se lleva a cabo, a través de equipos especiales (adquisidores de datos o data loggers) y un sin número de sensores, que se instalan en el auto, los cuales van midiendo muchas variables, importantes para mejorar la performance, tanto del auto, del motor, como del propio piloto.
La segunda etapa, después de hacer la adquisición, es el Análisis de estos datos, con diferentes tipos de software, se logra realizar el análisis y procesamiento de datos sobre el comportamiento del auto en pista, y permite decidir los cambios de puesta a punto, basándonos en datos reales y medibles.
Por otra parte, Agustín Canapino, ha sido un revolucionario del mundo de los simracers en nuestro país y hoy es una referencia para muchos en la materia, independientemente de sus condiciones como piloto en la realidad, que lo catalogan como uno de los tres mejores en Argentina, y sus 14 campeonatos nacionales.

HISTORIA Y LOGROS

El primer título que Agustín Canapino alcanza de Turismo Carretera allá por el año 2010, donde se convierte en el campeón más joven de la historia de la máxima, recibió el aporte de Guillermo Cruzzetti, a quien muchos lo consideran como la mano derecha o discípulo de Alberto Canapino (docente del Instituto de Automovilismo Deportivo, también). Allí, podemos decir que fue el inicio de muchos momentos gloriosos, porque Alberto Canapino tomó la determinación de regresar al taller de Arrecifes para tener centralizado allí todo el aspecto técnico y la atención del Chevrolet, del cual Cruzzetti cumplió un papel muy interesante.
Por su parte, Guillermo Cruzzetti, es un ingeniero que constantemente estuvo ligado a la familia Canapino, y los grandes éxitos siguieron llegando. La temporada 2017, indudablemente será como tantas otras muy recordada por esta dupla, ya que después de un torneo muy regular se quedaron con el campeonato por tan solo 0,25 puntos sobre Facundo Ardusso y el poderoso equipo oficial Renault. Un año en el cual la puesta a punto fue determinante a la hora de la competencia final por el superlativo rendimiento del Chevrolet. Tal es así, que en la última competencia en La Plata, Agustín partió desde el 12° puesto y arribó en el 4° lugar, el cual le terminó dando el campeonato y el segundo lauro en el Turismo Carretera.
Con el paso del tiempo, esta dupla, que además los une una gran relación de amistad y hasta familiar, se fue fortaleciendo sobre el resto. Agustín y Guillermo, parecería que hablan en los mismos términos de tecnología vinculada al automovilismo, ya que la telemetría del auto de Agustín, siendo administrada por el propio piloto, recibe la colaboración permanente y el asesoramiento del ingeniero Cruzzetti, sumado a esta dupla, y a cargo de toda la ingeniería del Equipo, se encuentra el preparador/chasista más exitoso del Turismo Carretera, Alberto Canapino.
En la temporada 2018, otra gran satisfacción llegaría porque Agustín Canapino vuelve a ser campeón del TC de una forma inesperada en la última carrera en San Nicolás. Junto al aporte de su padre y Guillermo Cruzzetti, optaron por una puesta a punto para piso seco (al momento de iniciarse la competencia comenzó a llover) y esa elección fue la acertada para que Agustín alcance su tercer campeonato de la categoría más importante del automovilismo argentino (segundo consecutivo).
No podemos dejar de mencionar la victoria en los 1.000 kms de Buenos Aires, triunfo que fue clave para ese torneo 2018. La estrategia y la administración del combustible y de los neumáticos, de las cuales participaron Alberto Canapino, Agustín Canapino y Guillermo Cruzzetti, fue fundamental para esa inolvidable carrera de 6 horas que Agustín, junto a Martín Ponte y Federico Alonso, lograron adjudicarse. Y significó un porcentaje importante del Campeonato de TC logrado ese mismo año.
El año 2019 será inolvidable para estos dos grandes del automovilismo. La sanción impuesta por la Actc a Alberto Canapino a mitad de temporada con la prohibición de ingreso a los circuitos llevó a que tanto Agustín como Guillermo tomen inesperadamente las riendas del Equipo en un momento en el cual justo comenzaba la definición del campeonato. Muchos dudaban si el Tricampeón (hasta ese momento) podría defender el "1" ante la falta del alma máter de la estructura, sin embargo Alberto depositó toda su confianza y fidelidad en su hijo/piloto y en su mano derecha (Guillermo Cruzzetti). Cuando parecía que todo se oscurecía, que el objetivo ya estaba trunco y el éxito no se alcanzaría, ambos se fortalecieron, comenzaron a demostrar el talento, quizás oculto, que tenían e inician la Copa de Oro con un brillante triunfo, nada más y nada menos que en Rafaela, lo que los depositó como grandes protagonistas a la corona nuevamente.
Evidentemente que la conjunción entre el conocimiento, la juventud y la experiencia fueron los tres pilares para que en uno de los peores momentos para los Canapino, debido a la situación que les tocaba transitar, pudieron sobreponerse y continuaron en un camino firme a su objetivo que estaba intacto. Ambos, vuelven a conseguir una fabulosa victoria en San Nicolás (tercera fecha de la Copa de Oro), en donde a partir de allí todas las miradas de sus rivales se enfocan nuevamente en el equipo campeón por el potencial demostrado.
Finalmente, Agustín Canapino junto Guillermo Cruzzetti (y Alberto Canapino desde la casa comunicado virtualmente y brindado todas las indicaciones correspondientes) se quedan con el campeonato de la última temporada, siendo así el cuarto para Agustín (tercero consecutivo). Una dupla que ya se ha instalado en el ambiente del automovilismo nacional, ambos herederos de Alberto Canapino, en donde hoy nadie puede discutir de sus talentos, capacidades y el crecimiento progresivo a pasos agigantados rumbo a más logros.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :