un bochorno institucional

El deporte paralímpico vive una crisis inédita


Con dos presidentes y los atletas en el medio. A poco más de un año de Tokio 2020, la IGJ no decide quién dirige la entidad que posee una cuenta bancaria congelada y hoy no tiene relación con la Secretaría de Deportes ni con el Enard.

El deporte paralímpico nacional vive una crisis insólita. Desde septiembre del año pasado, dos personas reclaman la presidencia del Comité Paralímpico Argentino (Copar). Alberto Rodríguez, electo para ese cargo en 2018, y Oscar Dro, quien encabeza una comisión normalizadora formada para investigar supuestas irregularidades de ese dirigente, a quien no acepta más como cabeza de la organización. 
    Esta falta de legitimidad desembocó en que la cuenta del ente esté congelada en el Banco Nación. Y como la Inspección General de Justicia (IGJ) aún no se expidió sobre el tema, la Secretaría de Deportes de la Nación y el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo optaron por no reconocer a ninguna de las dos partes y hoy trabajan en relación directa con las federaciones nacionales.
"Decimos basta. Queremos dirigentes que estén a la altura de lo que la Argentina merece, que pujen por un mejor movimiento, que tomen las decisiones de manera consensuada, democrática y transparente. Nunca más queremos llegar a un torneo internacional sin saber si estamos inscriptos. No queremos más bajas de becas arbitrarias. Queremos que a los torneos más importantes viajen los deportistas mejor ubicados en el ranking", fueron las palabras de una nota firmada por 22 atletas y entrenadores paralímpicos.
Entre los 22 nombres que acompañan el texto están los de los atletas Hernán Barreto, velocista y medallista de Bronce en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, y Hernán Urra, Plata en lanzamiento de bala en la cita paralímpica de hace cuatro años, además la jugadora de bochas Stefanía Ferrando y el entrenador de atletismo Adrián Bottaro. La Argentina terminó quinta en los Juegos Parapanamericanos, con una lluvia de medallas
Todo comenzó en septiembre pasado, justo después del regreso de los atletas de los Juegos Parapanamericanos de Lima, en los que la delegación nacional cosechó 107 medallas (26 oros, 38 platas y 43 bronces) y terminó quinta en el medallero. 
De acuerdo a lo que le relata Dro, vicepresidente de la Federación Argentina de Deportistas con Parálisis Cerebral (Fadepac), la mayoría del Comité Ejecutivo del Copar decidió formar una comisión normalizadora, con el objetivo de investigar supuestos malos manejos administrativos y falta de rendición de fondos.
"Siete de los once miembros del Comité Ejecutivo reunimos todo tipo de denuncias. Notamos que Rodríguez había hecho movimientos de fondos de la cuenta bancaria del Copar sin la anuencia del tesorero y nombrado personal administrativo o hecho viajes al exterior sin la consideración del Comité -sostiene Dro-. Recibimos denuncias de deportistas que no habían sido inscriptos en competencias y de técnicos que habían sido dejados de lado en el armado de delegaciones. Lo peor de todo fue que en la previa del viaje a Lima, cuando la delegación ya estaba conformada, él decidió sacar al jefe de misión designado y sustituirlo por Alejandro Pérez, director de Deporte y Educación Física Nacional".
Rodríguez asegura, sin embargo, que la razón por la que se formó la comisión fue otra. "A Lima llevamos por primera vez quince profesionales. Los médicos siempre se sumaban a las delegaciones cuando no viajaba otra persona y se abría un lugar. Pero para esos Juegos decidimos llevar fisiatras, psicólogos y kinesiólogos, y dejamos a varios dirigentes afuera, especialmente a los que no trabajan. Eso generó que armen esta comisión normalizadora", le cuenta a Clarín, quien preside la Federación Argentina de Deportes en Sillas de Ruedas (Fadesir).
El ex maratonista y actual entrenador del seleccionado de atletismo en silla de ruedas desconoce esa comisión por considerarla ilegal. "Se juntaron tres o cuatro miembros del Comité y nunca hicieron una denuncia ni pidieron la intervención de la IGJ, como se debe hacer cuando no estás de acuerdo con un dirigente. Salieron en las redes a acusarme de corrupción. Yo les mandé una carta documento y los denuncié por los agravios. Hice tres reuniones de Comisión Directiva, en las que apercibimos a Oscar Dro y a quienes lo acompañaban, incluso a uno de los que ya había sido suspendido por la comisión anterior", afirma Rodríguez. 
Sin respuesta a sus reclamos, la comisión normalizadora convocó a una Asamblea Extraordinaria para febrero. "Se citó a todas las instituciones en tiempo y forma, se informó a la IGJ, se dio un plazo de 60 días y se invitó también a Rodríguez. Él no se presentó -es la palabra de Dro-. La Asamblea se realizó el 19 de febrero con el 50 por ciento de las federaciones afiliadas, ante una escribana que verificó la asistencia y que protocolizó el acta, con la presencia de dos abogados. Y por unanimidad aprobamos la moción de una de las federaciones de expulsar a Rodríguez del Copar por ser contundentes las denuncias en su contra. Notificamos de la decisión a la IGJ, a la Secretaría de Deportes de la Nación, al Enard y al Comité Paralímpico Internacional".
¿Qué dice Rodríguez, del otro lado? Asegura que esa Asamblea y lo que se decidió en ella no tienen validez. "Para nosotros, que somos mayoría, la Asamblea no fue legal. Estuvo el 20 por ciento de la Comisión Directiva. Ninguno de los que me apoya fue convocado. Participó gente que no está en el movimiento. El 20 de enero saqué un comunicado avisando que la Asamblea no iba a ser válida, porque no la convocaron 40 días antes, como dice el estatuto, y hubo muchos miembros a los que no se nos invitó. Una semana antes nos mandaron un mail. Tampoco estuvo el fiscalizador de la IGJ, que por eso la desestimó", afirma. 
Desde febrero, entonces, cada una de las partes continuó trabajando por su lado, presentándose como la presidencia legítima del Copar.
Desde la Secretaría de Deportes de la Nación le contaron a Clarín que cuando asumieron en diciembre del año pasado se encontraron con esta lucha de poderes en el Copar y que reciben habitualmente comunicados firmados tanto por Rodríguez como por Dro, muchas veces contradictorios. Por eso hace meses se comunicaron con la IGJ y le pidieron que se expida sobre el tema y confirme quién es la autoridad legal del Comité. Pero la cuarentena obligó a cerrar las oficinas públicas y por eso la situación quedó en suspenso. El Enard tampoco habla con las dos dirigencias.
 Dro cuenta que su Comisión se reúne una vez por mes, como marca el estatuto, "con la presencia de la mayoría del Comité Ejecutivo y de todas aquellas instituciones que quieran formar parte". Rodríguez, por su parte, asegura que sigue cumpliendo su función. "Todos los chicos están becados, todas las licencias con el IPC están pagadas y hasta fui a Japón, en un viaje pagado por ese país, a firmar convenios para que los chicos puedan hacer una adaptación allá, unos 15 días antes de los Juegos Paralímpicos", afirma.
Durante la charla con Clarín, hubo muchas acusaciones cruzadas. Dro afirmó que durante la presidencia de Rodríguez recién se hizo Memoria y Balance en febrero de este año, cuando "se convocó a una reunión de Comisión Directiva con apenas tres miembros". Rodríguez denunció el responsable de no haber hecho realizado nunca antes esos informes contables fue "el tesorero del Comité, que forma parte de la comisión normalizadora".
De acuerdo al vicepresidente de Fadepac, Rodríguez nunca realizó la inscripción de su gestión ante la IGJ. Pero quien preside Fadesir afirma que no pudo hacerla porque quienes quieren destituirlo le robaron las actas y los documentos que necesita para ese trámite y que la Justicia está al tanto de esa situación.
El Comité Paralímpico Internacional, que preside el brasileño Andrew Parsons decidió continuar reconociendo a Rodríguez como presidente del Copar, al menos hasta que la IGJ les indique lo contrario.
El último capítulo del "enfrentamiento" entre Dro y Rodríguez se dio en el marco de las reuniones para pautar las condiciones del regreso a los entrenamientos de los atletas paralímpicos de alto rendimiento. La decisión del Ministerio de Turismo y Deportes  y de la Secretaría de Deportes de realizar la vuelta en etapas para retomar los entrenamientos a los atletas clasificados a la cita olímpica de Tokio. Y todos quedaron exceptuados también del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio en el Amba.
Más allá del choque de opiniones, en la Secretaría de Deportes avanzaron en las últimas semanas en el proceso que permitirá el regreso de los paraatletas a los entrenamientos, trabajando directamente con las federaciones de cada deporte. 

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :