JUAN ARENGO

"Hay que estar aptos para cuando volvamos"


El escolta habló sobre cómo transitan los jugadores la cuarentena y subrayó la necesidad de no perder la forma física ni la fortaleza mental, para cuando la Liga Nacional de Básquetbol se reanude.

Juan Pablo Arengo, jugador de Regatas Corrientes, es uno de los que espera el regreso de la actividad, pero mientras tanto trata de pasar la cuarentena "lo mejor y más rápido posible, es durísimo porque es la primera vez que a escala mundial se para así el deporte, el trabajo, la vida social de cada uno. Vivimos tan acelerados que este parate de dos meses nos está afectando un poco", declaró ante los micrófonos de la Red Corrientes.
Arengo, producto típico de la cantera regatense, reconoció que extraña "ir a entrenar todos los días, antes estábamos siempre en movimiento y, de la nada, ya van dos meses parados. Ahora, en Corrientes estamos yendo a correr, se liberó un poco en relación a lo que es Buenos Aires. Tengo amigos que no salieron de su departamento todavía, entrenan ahí. Es un parate muy grande, dos meses de inactividad, donde nos va a costar arrancar e ir puliendo lo que habíamos hecho durante la temporada".
A la vez que dijo que el regreso no fue sencillo, ya que la primera semana no consiguió el permiso correspondiente para correr y prefirió seguir entrenando en su casa. En la segunda ya se sumó para hacerlo en la Costanera.
El club envía rutinas de trabajo semanales y los jugadores lo cumplen "obviamente con lo que tenemos a disposición en nuestras casas, quizás la motivación no es la misma, cuesta un poco más", aseguró el "Potrillo".

ESTAR PREPARADOS

Apostando a un regreso de la competencia, Arengo expresó que "en Regatas tenemos una gran ventaja porque tenemos muchos nacionales y se decía que la Liga no iba a seguir con extranjeros. Tenemos la suerte que la mayoría somos nacionales, un grupo compacto y tenemos que tratar que si se puede terminar la Liga estemos aptos físicamente y que nos cueste menos. Y si la Liga no termina, bueno, pensar en la temporada del año que viene, trabajar la cabeza, mentalmente, porque en una o dos semanas nos ponemos bien físicamente, pero en lo mental, si no estás preparado te cuesta un poco más".
"Hay que estar aptos para cuando volvamos. La cuarentena fue un parate, el deportista quiere volver a jugar, pero si las condiciones no se dan, no habría que volver. Tenemos que estar a disposición", aseveró Arengo.

SENTIDO DE
PERTENENCIA

En otro tramo de la entrevista se refirió a la identificación que tiene la familia Arengo con Regatas: "Mi familia se siente muy identificada con el club, el apellido es muy reconocido allí porque mis padres y mis abuelos ya eran socios. Hice todos los deportes, habré hecho el 60 por ciento porque mi mamá me llevaba mucho: hice natación, tumbling, remo, ping pong, ajedrez, optimist, voley… generalmente era para mantenernos activos, como somos 8 hermanos costaba mantenernos. Me llevaron a todos los deportes, pero me interesó más el básquet".
Y agregó: "A los 13 o 14 años me citaron a la selección de Corrientes, justo empezaba la LNB en el club, me gustaba mucho. Creo que el inicio de la Liga Nacional en Corrientes, en Regatas, fue algo que me llevó a jugar al básquet. Toda mi familia es fanática del club, íbamos a los partidos, mis hermanos (Mariano y Juan Ignacio jugaban). A partir de ese momento, me empezó a gustar el básquet más de lo que me gustaba".
Recordó también que fue citado a una selección U13 de Corrientes y allí prestó más atención a todo: "Nos dijeron que había que prepararse porque si jugábamos bien nos podían llamar a la preselección Argentina y así. Uno sueña con eso y de a poco fui escalando".
LOS COACHES 
QUE DEJARON 
SU IMPRONTA

Y continuó afirmando que luego, con la llegada al CRC del coach, Nicolás Casalánguida, se "nos facilitaron las cosas porque le dio cabida a los juveniles, no sólo él sino también Ariel Rearte, Chiche Roldán, y todos los entrenadores como Franco (Gutiérrez), Carlitos Cazorla, muchos entrenadores y tuve la suerte que con Nico a los 15 años, me equipé por primera vez en la LNB. No estaba preparado, estaba asustado, no sabía qué hacer. Cuando un entrenador de LNB se fija en vos te lleva a entrenar más. Ahí empezó mi carrera, tuvimos la suerte que todos los torneos juveniles nos iba bien, esos años me formaron mucho y también con la llegada a la selección argentina U17".
"Estuve preparado mentalmente, estaba fuerte de la cabeza porque en esa época, a los 15 años, empezás a conocer un poco la noche -mis viejos no me dejaban y tampoco me llamaba mucho- y tuve la suerte de estar en el momento justo que Nico hizo el proyecto de la cantera y se preocupaba mucho con los juveniles; también la llegada de Pablito Favarel -del que me hice muy amigo- me enseñó muchas cosas. Me hizo debutar en la Liga de las Américas y eso no se olvida", declaró Arengo.

SOBRE VICTORIANO

Y cerró explayándose sobre la llegada de Lucas Victoriano a la conducción técnica, en la temporada 2018-19, reemplazando a Gabriel Picatto, en donde las cosas no le fueron sencillas. "Con Lucas al principio hablábamos poco, quizás por su nueva filosofía de jugar. Nos costó adaptarnos, él resaltó que en los primeros tres meses no se iban a dar los resultados; nosotros no estábamos jugando muy cómodos, pero fue eficaz porque el primer año no tuvimos casi lesiones: jugábamos con una rotación de 5 minutos, no jugábamos más de 20 minutos, eso nos dio confianza a todos los que entrábamos y que en playoffs estemos los 11 o 12 para rendir. Es una filosofía que viene de Europa".

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :