JUAN PABLO FORNAROLI, EL INTENDENTE MS JOVEN

"Tenemos que gobernar para tres generaciones"


Desde diciembre del año pasado está al frente del Municipio de Mocoretá. Viene de una familia radical. Además de esa herencia, asegura que lo marcó muy fuerte la crisis de 1999, pese a que era un niño. Reflexionó sobre la convivencia entre la disciplina partidaria y las miradas críticas, particularmente de los jóvenes. Un diálogo a fondo con EL LIBERTADOR.

MOTIVOS. "Los jóvenes hoy se movilizan más por determinadas causas, y no tanto por las ideologías".

El joven intendente de Mocoretá, Juan Pablo Fornaroli (29 años), reflexionó que en la Argentina "conviven varias generaciones: la generación que nunca tuvo contacto con la tecnología; otra que va de 40 a 60 años que se adaptó al mundo de la tecnología y una generación sub 40 que ya nació con la tecnología, y ni hablar de los últimos años. Entonces, nosotros tenemos el desafío de tener que gobernar para esas tres generaciones", por lo que los cambios "tienen que ser progresivos". 

Alrededor de este y otros temas, Fornaroli mantuvo una extensa charla en la redacción del diario EL LIBERTADOR (ambos, entrevistado y entrevistador, con la distancia correspondiente y barbijos mediante).
-¿Cómo fue el momento que decidiste ingresar en la política?
-En mi caso, me tocó venir de una familia con participación política. Mi padre fue concejal y tuvo siempre un activismo dentro del radicalismo. Luego se dieron ciertos momentos que creo yo me marcaron. Mis padres son docentes, ambos, y me marcó mucho el '99. Yo en ese momento tenía 9 años, una etapa donde empecé a tomar más noción de la vida en sí y me marcó el impacto del activismo social y cómo eso afecta en la sociedad. Son situaciones que en la vida de uno van marcando. Además, claro, incide cuando uno proviene de una familia con conceptos y valores ideológicos hacia un espacio político que adoptás por herencia.
-Decís que te podes sentir identificado con un partido, pero si hay signos que no te atrae ¿sería fácil dejar de lado eso para seguir con tus valores como principio?
-En mi caso personal, me siento interpretado por los valores republicanos y la consciencia social que tiene el radicalismo. Eso no quiere decir que a lo largo de la historia de la Unión Cívica Radical y aún en la actualidad uno esté de acuerdo con las decisiones y posturas que ha tomado ante determinados temas de agenda pública. Pese a ser radical, uno no puede dejar de mirar con ojo crítico lo que nos sucedió en el 2001, con aciertos y con errores. Hay que aprender a vivir dentro de un espacio político que, como todo dogma político, tiene una interpretación del todo; es decir, tiene una postura sobre el todo. Pero es ese dogma en el que muchas veces no nos vemos interpretados, muchas veces no coincidimos. Sin embargo, el desafío está en convivir dentro de ese espacio político sin que afecte nuestros valores. El desafío para los jóvenes hoy es ese: poder tener una vida activa dentro de un espacio político, entendiendo que nunca se van a identificar del todo. Hay que observar que los jóvenes, tal vez, hoy se movilizan más por causas que por ideologías.
-En ese sentido, ¿la juventud, hoy en día, le da importancia más a las causas que a los partidos políticos?
-Los grandes movimientos de los últimos tiempos están asociados a causas y no a espacios o partidos políticos, incluso en esas causas conviven distintos espacios políticos. En Corrientes, la última movilización grande creo que fue de jóvenes por la justicia, si mal no recuerdo. Fue en un momento del gobierno de Cristina que se hablaba de la modificación y de la intervención del sistema judicial. Hoy vemos un montón de temas que son causas que agrupan a jóvenes de distintos espacios políticos, temas que pueden ser complejos desde lo social, como el del aborto, que agrupa a jóvenes de un lado y del otro sin importar de qué espacio político provienen. Los que estamos en un partido político tenemos el desafío de comenzar a interpretar causas sin dejar de lado nuestros valores.

El protagonismo de la juventud
-En un contexto en el que de 71 intendentes de la provincia, sólo cinco son menores de 35 años, ¿cuál creés que sea la importancia de la juventud en la política?
-Si bien la juventud está asociada de manera positiva para todos nosotros, a la que vemos como algo lindo, algo bueno, algo refrescante, creo que los poderes ejecutivos no deben ser juzgados por su juventud sino que por su capacidad o por el gobierno que llevan adelante. No pido que sean benevolentes con nosotros por ser jóvenes, por el hecho de que muchas veces nos ven como el sobrino, como el nieto, como el hijo. No: a nosotros nos deben exigir tanto o más que a cualquier adulto. Claramente, la juventud aporta ciertas herramientas que hoy la adultez no las tiene y viceversa. A modo de interpretación personal, creo que los jóvenes hoy vienen con una mayor formación en herramientas para la gestión y tienen una idea más transversal de las políticas públicas. Sin embargo, nos cuesta mucho más la política. Insisto que hay muchos jóvenes muy formados con muchas herramientas y muchas ideas para la gestión, pero su barrera principal termina siendo muchas veces lo político. Porque el Estado interviene en la sociedad, entonces es importante que exista lo político, teniendo en cuenta que hay personas. Detrás de cada intervención del Estado hay un ciudadano que se ve afectado para bien o para mal. Entonces, no nos podemos quedar meramente en la tecnocracia de la gestión. Hoy, el acceso al conocimiento está en el teléfono celular para todos, posibilidad que las generaciones anteriores a la nuestra no han tenido. En cambio, han desarrollado capacidades políticas mucho mejores que las nuestras porque hacían uso o hacen uso de las relaciones personales mucho más que nosotros. Nosotros ya comenzamos a ser una generación que nació desde lo virtual, entonces las relaciones personales nos cuestan un poco más. Y no nos olvidemos que la política es, esencialmente, relaciones personales.
-Entonces, las redes sociales, ¿son una herramienta para la política o pueden jugar en contra?
-En tanto y en cuanto uno haga una escucha inteligente, las redes son una gran herramienta para gobernar.
-¿En tu gestión hay planes para utilizar esas herramientas para acelerar un proceso de desburocratización?
-La pandemia actual aceleró este proceso, sin duda. Impulsó a pensar formas para que el ciudadano no tenga que moverse de su casa para consultar sus impuestos o la situación de las patentes. Queremos generar una web que sea interactiva. Hay que ir, poco a poco, instruyendo en el manejo de estos mecanismos. Hoy en Argentina o en la sociedad en general, conviven varias generaciones: la generación que nunca tuvo contacto con la tecnología; otra que va de 40 a 60 años, que se adaptó; y una generación sub 40 que prácticamente ya nació con la tecnología, y ni hablar de los últimos años. Entonces, tenemos el desafío de gobernar para esas tres generaciones. Los cambios tienen que ser bastante progresivos. Las generaciones más jóvenes tienen mayor conectividad con las tecnologías, demandan mucho con mayor intensidad este tipo de herramientas; pero nosotros no nos podemos olvidar que tenemos personas mucho mayores de 40, incluso mayores de 60 años.
-¿Cómo trabaja un intendente joven en este proceso de cuarentena debido a la pandemia por Covid-19?
-Nos tocó asumir en medio de esta realidad. Lo pongo en plural porque hay un equipo de trabajo, muchos de ellos están por debajo de los 35 años. Mi secretario de Gobierno, jefe de gobierno, tiene 33 años; la asesora legal y técnica, 25 años. O sea, hay un plantel de jóvenes acompañando. Pero siempre nos respaldamos en quienes ya les tocó gobernar, como es el caso de Henry (Fick, ex intendente y actual senador). Esa experiencia muchas veces nos aporta a nosotros la mesura que hay que tener en este tipo de situaciones. Pero frente a esta pandemia nadie estaba preparado, salimos todos día a día a conocer esta situación. Pero también terminó siendo una manera de mostrar que los jóvenes podemos estar a la altura, sin caer en situaciones conflictivas con la sociedad, sin caer en autoritarismos. Venimos de un proceso bastante particular ante la flexibilización que se fue dando en la economía, vemos un poco más de relajamiento de la sociedad. Hoy estamos en una instancia donde el mayor esfuerzo tiene que estar en generar concientización y educación. La responsabilidad no sólo sigue estando en el Estado, sino también en el vecino.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :