¿Quién le pone el cascabel al gato?
EL DEDO EN LA LLAGA. El Presidente del Superior dio crédito a la investigación publica
EL DEDO EN LA LLAGA. El Presidente del Superior dio crédito a la investigación publica

ANÁLISIS DE REDACCIÓN

¿Quién le pone el cascabel al gato?

22/09/2012 |

En la edición de EL LIBERTADOR del pasado 9 de septiembre se publicó una investigación periodística que, con lujo de detalles, reveló que en Paso de los Libres hay fiscales truchos, designados al margen de lo que prevé la constitución y la ley. Ellos están en funciones, participan alegremente de los procesos, y hasta dan órdenes a la Policía sin tener autoridad legal para ello.
En otros lados, la publicación hubiera tenido inmediatos efectos, con la toma de decisiones por parte del Consejo de la Magistratura o del Superior Tribunal, haciendo cesar esta situación y adoptando las medidas ejemplificadoras para que ello no se repita.
Pero Corrientes parece ser nomás Corrientes. Nadie se conmovió ni hizo nada, al menos en el ámbito de máxima responsabilidad. Hace muchos años un conocido abogado del foro local, que es recordado por ser quien en más oportunidades logró que la Corte Suprema revocara fallos locales, dijo: "Donde todos hieden nadie percibe lo nauseabundo, se vive como en una piara sin presente ni porvenir".
¿Cómo es que hechos de esta naturaleza, tan  graves, no merezcan inmediatas respuestas? ¿Hay impunidad? ¿Acaso no se sabe que hay otras designaciones irregulares? ¿No se sabe que, desde el STJ se incorpora a gente sin concurso, como contratados, para luego titularizarlos? ¿No se sabe que, como en el caso de Saladas, hay sustitutos de tienen cinco años en funciones sin que se llame a concurso?
La degradación del sistema ha hecho que sean muchos quienes no quieran más presentarse a rendir. Son conscientes de que no hay garantías. Saben que, lejos del anonimato, los exámenes son identificados: y es público que los coloquios han pasado a ser el medio para acomodar arbitrariamente a los postulantes.
¿Por qué los coloquios no son públicos? ¿Por qué no se los filma y se permite a los demás postulantes ver y analizar el coloquio de los demás? Son interrogantes que no tienen respuesta. Eso es lo que se hace a escala nacional, y no hay razones para que en Corrientes se siga con procedimientos que son reprochables y que acentúan las sospechas de falta de transparencia.
Todo parece indicar que, ante la inexplicable omisión de la cúpula tribunalicia, serán las autoridades judiciales de Paso de los Libres quienes asumirán la responsabilidad de dar una respuesta. De hecho, hubiera sido más lógico y saludable que el Superior Tribunal lo hubiera hecho, o en su caso el Consejo de la Magistratura, que no debiera ser visto como una empanada de relleno, sin responsabilidades en cuestiones de esta naturaleza.
Por lo pronto, algo fundamental como es posibilitar que el organismo funcione como Dios y la Constitución manda, con la totalidad de sus integrantes, no se logra. 
La Corte local no cumple con la obligación de designar al suplente de Rubín, y el Consejo tampoco lo intima a que lo haga. Si es cierto lo que se dice de que el ministro Rubín no quiere tener reemplazante, sería grave no sólo por él, sino por la incomprensible inacción de los otros cuatro integrantes del Superior o del Consejo de la Magistratura que no se animan a  poner límites en el marco de sus propias responsabilidades. 



COMPARTIR
Edición Impresa del
24-07-2014
Edición Impresa del
24-07-2014
proporcional
TAPA CONTRATAPA