HASTA EL 30, LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE FÁTIMA VISITA CORRIENTES PORQUE "¡SU AMOR ES PARA TODOS!"

Al promediar la siesta del domingo, llegó a Corrientes la imagen peregrina de la Virgen de Fátima que procede de Portugal. En julio llegó a la Argentina y recorre numerosas diócesis, como en enero lo hizo a Panamá, donde se realizó la 34ª Jornada Mundial de la Juventud desde el martes 22 al domingo 27 de ese mes, cuyo lema fue precisamente la expresión de María ante el anuncio del Ángel Gabriel a su Maternidad: "He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra" (Lc 1,38).

Con una emocionante bienvenida, los correntinos la recibieron ayer en el aeropuerto internacional Doctor Fernando Piragine Niveyro y la acompañaron en caravana hasta el Instituto Pío XI por calle Edison, donde se realizó el acto oficial a las 16, y desde allí se trasladó para estar con los privados de su libertad en el Penal Nº 1.
Posteriormente se dirigió en procesión hasta el Santuario de la Cruz de los Milagros, donde a las 20 se compartió la Misa, en la cual se leyó otro saludo que envió el arzobispo, Andrés Stanovnik referida ahora a la 3° Jornada Mundial de los Pobres que se conmemoró también este domingo, y a la vista de la Imagen sagrada, de quien los cientos de miles de cristianos esperan su regreso en breve, tras su terapia post operatoria que lo tuvo alejado por algunos meses de sus funciones.
 
EL MENSAJE
 
"Siento no poder estar con ustedes personalmente en la Jornada Mundial de los Pobres y en el momento en que nos visita la imagen de la Virgen de Fátima. Me uno de corazón a toda la feligresía correntina y me dispongo a peregrinar espiritualmente con todos ustedes durante estos días de gracia y misericordia", dijo Stanovnik al comenzar.
Al centrarse en el lema de la visita al país, "Tiempo de gracia y misericordia: Dar gracias por peregrinar en Iglesia" y al hecho de llegar a Corrientes, el Arzobispo destacó que "es un tiempo para rezar, pensar y abrir el corazón a la gracia y la misericordia que vienen a nosotros por medio de esta visita. Así lo sugiere la primera parte del lema que inspira la oración, la reflexión y la conversión que suplicamos durante estos días para cada uno de nosotros y para todo nuestro pueblo" e indicó que "la segunda parte del lema es una consecuencia necesaria del tiempo de gracia y misericordia. Quien experimenta profundamente en su corazón la gracia y la misericordia que brotan del amor misericordioso de Dios, lo primero que le nace es dar gracias. No le alcanzan las palabras ni el tiempo para agradecer tanta gracia y tanta misericordia. Por eso, la segunda parte del lema dice: 'Dar gracias por peregrinar en Iglesia'. ¡Fíjense lo que estamos agradeciendo! Agradecemos nada menos que la bendecida ocasión que se nos brinda por peregrinar en Iglesia. Por otra parte, solamente en comunidad y no aisladamente es posible vivir la gracia y la misericordia". 
Puntualizó entonces que "en la comunidad, en Iglesia, experimentamos el amor misericordioso de Dios. Es así, porque Dios es Amor, es familia, es comunidad, es Iglesia, Cuerpo de Cristo, Pueblo de Dios peregrino. Nada tiene que ver con la verdad del Dios cristiano, esa idea de un ser supremo, solitario, distante y alejado de la vida cotidiana de los hombres. Por eso, lejos está cualquier propuesta espiritual que busque separarse de la comunidad, o crearse un espacio para sí mismo, o vivir la fe sólo como uno la siente. Son todos engaños que nos alejan de Dios, de su gracia y de su misericordia", advirtió.
Entre otras consideraciones, señaló que la "Madre de Dios y de los hombres, tiernísima por el afecto que le sentimos nosotros, nos reúne como pueblo de hijos en su Hijo, como familia de peregrinos sin excluir a nadie y con una preferencia maternal por sus hijos más débiles y más necesitados". De allí que advirtió que "una comunidad dividida, inevitablemente descuida a sus pobres, porque extravió el sentido de familia donde es prioritario el cuidado de todos sus hijos. Eso es lo que nos sucede a hace años: polarizados, enfrentados y divididos, malgastamos las energías en defendernos y atacar a los de la otra parte, quienes, a su vez, hacen lo mismo. Esto sucede en cualquier comunidad humana sea religiosa o civil, sean dos en una pareja, o más en una familia, o estén asociados en algún colectivo humano. La división y el enfrentamiento son engañosos y mortales. Por eso, es realmente providencial que la visita de la imagen de la Virgen de Fátima a nuestra comunidad eclesial -la Arquidiócesis correntina- coincida con la Jornada Mundial de los Pobres". 

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :