TRANSPORTE PÚBLICO

Exageradas demoras de los colectivos urbanos durante los fines de semana

En la jornada de ayer, dos de los ramales más cuestionados tuvieron demoras de entre 38 y 69 minutos. La problemática viene de larga data, perjudicando a vecinos y turistas. 

Algunos ramales del transporte público de pasajeros tienen tiempos de espera de más de una hora durante los fines de semana, especialmente los domingos. Esa problemática se suma a otras de vieja procedencia, como la escasez de garitas y señalética en las paradas.

Mientras se debate un nuevo aumento del pasaje de los colectivos urbanos, que costaría más de 30 pesos antes de fin de año, los usuarios padecen las falencias de un servicio que dista mucho de ser el mejor y en el cual se incumplen la mayoría de las mejoras planteadas para justificar las pesadas actualizaciones tarifarias. 
El tiempo de espera está entre las cuestiones más criticadas a las concesionarias. Se trata de una falencia que se agrava durante los fines de semana, sobre todos los domingos, afectando a quienes se trasladan a trabajar y a los vecinos y turistas que pretenden movilizarse a los distintos atractivos que ofrece la ciudad.   
Ante numerosas quejas de usuarios frecuentes, EL LIBERTADOR verificó ayer el funcionamiento de los ramales 104 D y 108 C, dos de los más criticados, utilizando la aplicación móvil ¿Cuándo Llega?, que es ofrecida por el Municipio para conocer las demoras de las unidades y las paradas.
En el caso del 104 D, en la parada ubicada en calle Santa Cruz y Bonastre -a una cuadra del anfiteatro Cocomarola-, a las 17.18 se visualizó una demora mínima de 38 minutos hasta la llegada del próximo colectivo. Peor aún fue el caso del 108 C, que en el mismo horario tenía un tiempo de espera de 69 minutos en avenida Gobernador Pujol y Junín -a 200 metros de la rotonda de Poncho Verde. 
Los datos expuestos coinciden con las quejas frecuentes de los pasajeros a las que tuvo acceso este medio, que hablan de lapsos que suelen superar holgadamente los 60 minutos. 
Esta problemática se hace más perjudicial con la llegada de la primavera y la cercanía del verano, dado los días de sol y las altas temperaturas, que incrementan la demanda por parte de personas que desean movilizarse para realizar actividades de esparcimiento, como ir a la playa. 
Por otra parte, persisten quejas históricas y nunca resueltas, referidas a la poca infraestructura que tiene el servicio, por la falta de garitas y señaléticas en las paradas. Vale mencionar que son las empresas que prestan el servicio las que deberían colocar esos elementos.

El Corrientes-Chaco también
tiene inconvenientes 

El servicio interprovincial Corrientes-Chaco también sufre escasez de unidades los fines de semana. En la jornada de ayer, usuarios reportaron a EL LIBERTADOR que debieron esperar cerca de una hora para poder cruzar el puente del lado chaqueño, ya que los pocos colectivos activos pasaban de largo, por estar repletos.
Esa situación se debe a que muchos habitantes de la vecina provincia llegan a Corrientes para disfrutar de los balnearios, lo cual colapsa el servicio y las empresas concesionarias no tienen en cuenta esa circunstancia para poner refuerzos.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :