LA ANGUSTIA DE SER INQUILINOS NÓMADAS

No solo acceder a la casa propia es un imposible, también pagar un alquiler

Por la inflación es complicado para una persona mantener la renta de una propiedad. La subas en los servicios acompañaron al incremento de las expensas en algunas inmobiliarias. A su vez, la falta de un reglamento de copropiedad en los edificios y una ley empeora el panorama habitacional.

La posibilidad de acceder a una casa propia es un anhelo casi imposible por los valores de los créditos hipotecarios. A su vez, un alquiler es difícil de mantener, debido a las altas pretensiones de los contratos y expensas propuestas por los propietarios.

Cada vez son más los inquilinos que deciden abandonar las viviendas antes de terminar los contratos. Para conocer más sobre esta problemática, EL LIBERTADOR dialogó con Augusto Riquelme, referente de la Defensoría de los Inquilinos.
El abandono se debe por las elevadas expensas, el referente añadió que "se disparó alrededor del 30 por ciento de diferencia respecto a diciembre". Los valores se actualizaron debido a la inflación, y los inquilinos suelen destinar más de la mitad de sus ingresos al alquiler, un panorama complicado para llegar a fin de mes. 
En el mercado inmobiliario, se pueden conseguir propiedades entre los 8.000 pesos en la zona del centro y desde los 6.000 pesos fuera de las cuatro avenidas; luego asciende entre los 12 mil a 20 mil pesos en la zona del Cambá Cuá y Costanera. Los precios son dependientes según el ambiente, espacio y servicios. 
A su vez, algunas viviendas anticipan con tiempo el valor aproximado entre los 2 mil y 3 mil de expensas. Lo hacen debido a la inestabilidad económica y las últimas subas dadas en los servicios. Un ejemplo es la electricidad que tendrá un incremento del 32 por ciento este mes.
Los locatarios para mantenerse en un techo tratan de renegociar algunos meses en cuotas. "El inquilino a partir de los seis meses ya puede rescindir unilateralmente el contrato y paga lo que dice la Ley", afirmó Riquelme.
Muchas personas no pueden solventar los incrementos continuos. Debido al déficit, los inquilinos comienzan la búsqueda de viviendas más chicas, en barrios más alejados del centro, inclusive de compartir viviendas con extraños o alquilar habitaciones en pensiones.
"Las expensas se deben distribuir de forma proporcional de los departamentos de acuerdo al valor que tienen en conformación al reglamento de propiedad. Porque vienen inquilinos que le cobraron el 7,33 por ciento del total y ahora le elevaron al 7,97 por ciento, dándole mayor participación sin fundamentación", sentenció el referente de la oficina.
 
CONFLICTO
EN PUERTA
 
Otro de los conflictos presentados a los locatarios al momento de alquilar una propiedad, es la falta de detalles por los incrementos, Riquelme sostuvo que "se distingue las expensas ordinarias de las extraordinarias, las ordinarias se hacen responsables el inquilino y las extraordinarias son la que se hacen responsable el propietario"; a su vez, se le suma la falta de un reglamento de copropiedad en la mayoría de los edificios, por lo que afirmó que "al no tenerlo, no hay asamblea, no hay consorcio; el administrador es designado de hecho, al serlo no tiene facultades para cobrar pero determina las expensas, no dan detalles y facturas". 
Además se presentan la firma de pagaré; "hay muchos propietarios e inmobiliarias que hacen firmar a los inquilinos por meses de alquiler y está prohibido. La Ley habla de depósitos de garantías, una determinada cantidad de dinero para protección del propietario locador, cuando se deja deudas de servicios e infraestructura".
 
LEY SIN 
PARLAMENTO
 
La ley de alquileres perdió estado parlamentario pero se presentaría devuelta este año a escala nacional; al respecto Riquelme dijo que "también hay un proyecto de ley alquiler a nivel local" y adelantó que "se extendería el mínimo legal de dos a tres años; y hay un debate por el tema de la comisión, si corresponde solamente al inquilino o tienen que ser 50 y 50 por ciento con el propietario".
 
OFICINA DE 
LOS DERECHOS 
DE INQUILINOS
 
El edificio se encuentra ubicado en Fray José de la Quintana 1.339. Las quejas se reciben de 7 a 13 y por la tarde, de 17 a 21. Y el teléfono fijo para reclamos es el 4-474-903. 
La oficina comenzó a funcionar a comienzo de 2018 y hasta el momento tienen registrados más de 150 reclamos de locatarios, de los cuales 134 "se llevaron en forma profunda, con seguimiento y carta documento porque tratamos de lograr y buscar una solución", concluyó Riquelme.
 
TRABAJO 
EN CONJUNTO
 
Desde la Oficina de los Inquilinos trabajan en conjunto con la Cámara Inmobiliaria, y el Colegio Público de Martilleros. "Son el órgano competente que tienen el poder disciplinario", amortiguó Riquelme.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :