UN 2019 QUE PROMETE CALDEARSE

Estrategias de Macri y dolores de cabeza en el oficialismo correntino

Pareciera que no hay planificación. Con el Presidente rogando que los propios aliados no desdoblen las elecciones y con una política económica descarriada. Hasta en una reunión del PRO en Misiones se dejó claro que no habrá medidas electorales populistas como la reactivación del consumo. Esperan pasar el año con la paciencia de la gente a favor, que se ve entremezclada con la aversión hacia el espectro K y la desconfianza del peronismo dócil. Una jugada arriesgada que Valdés y compañía ven con el ceño fruncido, puesto que en Corrientes no se juegan los destinos de Esparta. 

A LA ESPERA. El regreso de Valdés sacudirá las ya ajetreadas jornadas del Gobierno (con la inundación). El Gobernador comenzará a pleno, con la mirada en las urnas.

No es buena la imagen de Mauricio Macri convocando a los únicos gobernadores aliados, Cornejo y Morales (además de Rodríguez Larreta) que todavía le responden (¿?) incondicionalmente a una reunión para pedirles que no lo dejen solo en el turno electoral principal de octubre, ante una andanada de desdoblamientos que ampliaron el calendario electoral argentino de este año. Tampoco lo es el hecho de arreglar -mediante Marcos Peña- una reunión con la volátil Elisa Carrió para que no siga "disparando" dentro de la propia casa.  

Los más animados aguardan a que el gurú, Durán Barba pueda sacar un conejo de la galera y establecer una oferta electoral marketinera que haga olvidar los tarifazos (que ya provocaron varios cacerolazos nada menos que en la Capital Federal) y las próximas escaladas del dólar dispuesta por convenio con el Fondo Monetario Internacional, con sus consecuentes impactos en la economía local con la subida de precios. 
Ya dejaron entrever que intentarán cambiar los vice, tanto en la fórmula presidencial, como en Buenos Aires y en la Ciudad Autónoma. 
En este marco, Gustavo Valdés otea desde su lugar de vacaciones. Si hubiera estado, se hubiese apersonado en el lugar de operaciones relajadas del Presidente de la Nación, Villa La Angostura, donde sí estuvieron los gobernadores de Mendoza y de Jujuy, además del Jefe de Gobierno porteño.
La idea primaria de Cambiemos es atar la suerte de los mandatarios de las provincias a las del Presidente. Sin embargo, el mandamás correntino no tiene la misma urgencia que sus pares del país, ya que junto a Santiago del Estero, Corrientes no elige titulares de Ejecutivo (provincial ni municipal). 
Para Valdés, este 2019 será una evaluación de la gente hacia su primer año de gestión, con la disposición en las boletas de representantes nacionales para la Cámara baja y de legisladores provinciales, así como concejales en las comunas. O sea, tendrá la posibilidad de asentar su poder de gobierno en los tres niveles de la esfera parlamentaria. 
Para Mauricio será importante la cosecha que pudiera obtener de manos de ECO + Cambiemos. Se pondrán en juego 4 bancas de diputados nacionales (y 1 del Parlasur) y esperan, tanto en Balcarce 50 como en calle 25 de Mayo y Salta, quedarse con la mayoría.
Una buena performance nacional le servirá al mandatario provincial a la hora de negociar beneficios para Corrientes. Es que, más allá de la condición de aliado, los radicales saben que deben jugar con cara de póker ante las primeras espadas del PRO. 
La ductilidad que supo mostrar el Gobernador correntino a la hora de manejarse en la mesa chica del poder central sorprendió a propios y extraños, para bien. 
En las últimas horas, logró que comenzara a darse la reparación histórica en cuanto a las regalías de Yacyretá y Salto Grande, una deuda multimillonaria que Nación se comprometió a pagar con energía, aliviando la compra local en el mercado mayorista y representando un ahorro importante para las arcas correntinas. 
Con esta escena, Valdés analiza qué será lo más conveniente ¿Hacer su propio juego y asegurarse mayorías en la Legislatura provincial? Es que no es un hecho menor que se disputarán 15 bancas en Diputados y 5 en el Senado. Un recambio clave que afectará de lleno a la gobernabilidad de los radicales. 
La experticia que arrojó el primer año de Valdés hizo notar su interés por cubrir los espacios de poder esmerilados después de tantos años de colombismo. Su plataforma lo impone como el nuevo protagonista vernáculo y lejos estaría de salpicarse con el tambaleante andar del macrismo.
Desde Gobernación sostienen que no bien regrese a la Capital, el mandatario definirá el derrotero electoral. Se espera también una convocatoria del Jefe de Estado, expectante de -por lo menos- abroquelar a sus pocos lugartenientes.
Por JAM.
Jefe de redacción.
EL LIBERTADOR.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :