CON ARDUAS NEGOCIACIONES POR DELANTE

Se reanuda la Mesa Paritaria municipal

El equipo técnico comunal ve complicado un incremento salarial tal como lo pretende la Aoem. Aseguran que "las limitaciones presupuestarias son muchas". 

En medio de un clima tenso entre el equipo técnico comunal y la Asociación de Obreros y Empleados Municipales (Aoem), se desarrollará hoy la reunión de la Mesa Paritaria, con el firme objetivo de discutir las condiciones del segundo aumento semestral del sector. 

Fuentes del Municipio capitalino reconocieron por diversos medios la imposibilidad de acceder a la requisitoria sindical, máxime el momento financieramente delicado por el que atraviesa la administración del intendente Eduardo Tassano.
En marzo pasado, al convenir los incrementos salariales para 2018, funcionarios y gremialistas municipales acordaron, al firmar la paritaria, una cláusula de revisión de los montos en agosto y, en caso de que la inflación superase lo proyectado, se sentarían a negociar las reactualizaciones de los sueldos. Por aquel entonces, la administración municipal elevó -por ejemplo- de 9.788 a 12.500 pesos el mínimo garantizado para los trabajadores; es decir, un incremento del 27 por ciento. 
La planta de personal (planta permanente, contratados, personal del Ejecutivo, del Concejo, de la Defensoría de los Vecinos), Capital cuenta con 6.700 empleados, sin embargo, la carta orgánica establece que la Municipalidad debería contar con un plantel de trabajadores equivalente al 1 por ciento de la población; es decir, únicamente debería tener -como máximo- unos 4.000. Además, las normas vigentes determinan que para salarios se debería disponer sólo el 50 por ciento de los ingresos corrientes. Hoy está en un 70 por ciento. Los números son evidentes: no hace falta ser un gran observador para interpretar que la Municipalidad destina más recursos de lo legislado para una superpoblación de empleados. 
Los gremialistas pidieron un aumento del 18 por ciento por encima de lo acordado a principio de año. Para los funcionarios, el porcentaje es inviable. "No pasa por mala voluntad, sino por una limitación presupuestaria, no podemos hacerlo, la Municipalidad no cuenta con el dinero para satisfacer esa demanda", dicen desde el oficialismo. 
De diez pesos que ingresan a la Comuna, siete corresponden a la Coparticipación Federal y provincial, los otros tres surgen del pago de los tributos municipales de los vecinos. Los recursos de la coparticipación se utilizan casi con exclusividad para pagar sueldos, mientras que los ingresos por tributos solventan los gastos para la prestación de los servicios (combustible, ropa, semáforos, escobillones; es decir, todos los insumos), algunas obras públicas (las de gran envergadura corren por cuenta de Provincia y Nación), así como las erogaciones por mantenimiento.
El cimbronazo económico de los últimos días significó la "frutilla del postre" en la delicada situación del país que tuvo su correlato en las maltratadas finanzas capitalinas. Esta recesión se ve reflejada en los flujos de coparticipación y en la incertidumbre acerca de cómo afectará el monto de los giros de partida que la Municipalidad recibirá en los próximos meses.
Por otra parte, la inflación impacta en los gastos corrientes de la Comuna, esos que se solventan con los ingresos por tributos lo que se agudiza porque los valores de las tasas se establecieron a principio de año y no hay posibilidad de modificarlos, es decir, los recursos permanecen fijos, pero los gastos crecieron a la par de la suba sin freno de los insumos.
Es en esta complicada ecuación en la que se discuten las mejoras de salarios.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :