COMPLEJO ESCENARIO POLÍTICO

Cristina prefiere jugar con un perfil más bajo

Por ahora se llama a silencio. Espera que la crisis desgaste al Presidente para recién reaparecer en escena. Su presencia política tácita, de todos modos, no se puede disimular, aunque no hable. Massa deshoja la margarita entre el Gobierno y el armado de una oposición peronista fuerte. Para 2019 ya emergen algunos nombres.

El escenario político que se avecina, en el que el gobernador Gustavo Valdés fue invitado a participar como protagonista privilegiado (ver página 3), muestra, por un lado, a un Gobierno nacional intentando armar una salida al sacudón cambiario que le permita enfrentar con éxito su aspiración reeleccionista para 2019; y, por el otro, a un peronismo que busca hacer confluir sus fuerzas internas que, por ahora, no encuentran un punto para esa confluencia.

La líder de una de esas corrientes internas, Cristina Fernández de Kirchner, se ha corrido deliberadamente de la escena política para no darle al gobierno macrista el argumento de que, pese a los problemas actuales, el retorno al "cuco" del kirchnerismo sería aún peor.
Un agudo columnista del diario metropolitano Clarín escribió que "ese silencio le está dando (a la ex Presidente) dividendos en la política doméstica. Los papeles se invirtieron respecto de los dos últimos años. Cristina ha desaparecido de la escena esperando que la crisis desgaje a Macri. Gana, aunque todavía poco, con el desgaste de su rival. El Presidente está en un brete. Busca a la mujer y no la encuentra. Sondea al peronismo, con demasiadas intermitencias, para acordar el Presupuesto de 2019 que encerrará las exigencias de ajuste por el acuerdo con el FMI. Pero ese peronismo se siente condicionado por Cristina y desconfía del vaivén presidencial. Teme que sólo pretenda hacerle pagar costos de una coincidencia para espolear la esperanza de un retorno de la ex presidente.
Ella deja hacer a su círculo cercano. De hecho, no se opuso al lanzamiento precoz de la candidatura que el diputado Agustín Rossi, jefe del bloque del FpV, realizó en Santa Fe. Tampoco obstaculiza a quienes hurgan un postulante de unidad que aglutine al PJ con los kirchneristas. Por ahora atisba la figura de Felipe Solá. El diputado integra formalmente el Frente Renovador. Pero no responde a la conducción de Sergio Massa.
UN PLAN SECRETO
 
Cristina tiene por ahora su propio plan que deslizó sólo ante dos intendentes del Conurbano bonaerense y conoce también su hijo Máximo. Intuye que se empiezan a gestar las condiciones para su candidatura del año próximo que requeriría de dos aspectos básicos: un mensaje público que no abdique de las viejas creencias pero esté envuelto siempre por un tono conciliador; la construcción de una fórmula abierta con un acompañante, peronista o no, que simule un tiempo nuevo. La ex presidente se ha convencido de un error pasado que nunca reconocerá en público. Aquella designación de Carlos Zannini como ladero de Daniel Scioli fue fatal. El ex secretario general era su propia sombra. Representó en el imaginario colectivo cierto oscurantismo. Habría que ofrecer ahora frescura. Como supo hacerlo el macrismo para vencerla en 2015. Menos ideología y bastante más de marketing.
Esos maquillajes demandarían asuntos más profundos para lograr cristalizar el operativo retorno. Cristina supone que el peronismo que reniega ahora de ella -o al menos una parte del partido- terminará por aceptarla ante la imposibilidad de construir una alternativa propia. Se aferra a dos dificultades. Ninguno de los gobernadores logra ejercer todavía un liderazgo nítido. El PJ en el Congreso sufrirá un desgaste por las negociaciones con el Gobierno. Sobre todo aquellas vinculadas a la crisis económica. Incluso, más allá del epílogo que tengan. El bloque kirchnerista, en ese terreno, resultará implacable contra Macri.
También estaría dispuesta a reabrirle una puerta a Massa. Superó el síndrome de haber sido su primer verdugo. Pero al líder del FR no le estaría sucediendo lo mismo. De hecho, insinúa el divorcio político con Margarita Stolbizer para arrimarse al peronismo que descree de Cristina. Acaba de visitar al gobernador de La Pampa, Carlos Verna. Se hizo acompañar por el diputado Diego Bossio. Dialogó dos veces en los últimos diez días con Miguel Ángel Pichetto, el senador peronista jefe del bloque Argentina Federal. Envió a su principal espada en el Congreso, la diputada Graciela Camaño a una cita con el mandatario de Tucumán, Juan Manzur, que fue encabezada por el líder de la bancada en diputados, Pablo Kosiner, discípulo de Juan Manuel Urtubey.
 
MASSA, ESCURRIDIZO
 
La ex presidente tuvo además constancia directa de aquel estado refractario de Massa para regresar a su comarca. Su hijo Máximo y el diputado Eduardo "Wado" de Pedro gestionaron una reunión con el dirigente renovador. El tigrense se la negó varias veces. "Trampas no", se le escuchó advertir.
La oposición, así las cosas, estaría en una encrucijada. Las encuestas propias le dicen a Cristina que tendría un tercio de los votos en el orden nacional. Apenas cinco o seis puntos menos que lo que hoy, en plena crisis, juntaría Cambiemos. Difícil pensar en un salto sin contar con el peronismo. Este peronismo piensa crecer con su base natural y los aliados que se arrimen. Massa es uno de ellos. Irían también por un electorado que en estas horas parece fluctuante. Habría un 25 por ciento de los votantes de Macri en el balotaje, ahora muy descontentos. Esas matemáticas del laboratorio tampoco terminan de cerrar por dos razones: el núcleo duro que retiene Cristina; la huella progresista que pretenden empezar a marcar Stolbizer, el socialismo y radicales críticos. Que por poco que junten, harían siempre mella a cualquier alternativa que se le quiera plantar al Gobierno.
En la Casa Rosada observan con buenos ojos las complicaciones en la oposición. Pero sus verdaderas preocupaciones están en otro lado. La crisis sigue acechando. Macri corre una carrera contra reloj. Porque en apenas un año y meses debe dar vuelta el escenario económico para afrontar con posibilidades el proyecto de la reelección. La prioridad consiste en capear la tormenta financiera.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :