Sábado, 15 de Agosto de 2020

Política »  El caso del juez Fleitas amenaza con desatar un escándalo institucional

RAMÓN LEGUIZAMÓN E HIJO LEVANTAN UNA VOZ DE ALERTA
Los abogados del cesanteado magistrado de Mercedes acusan al Presidente del Superior Tribunal de Justicia de "desconocimiento del Derecho". Y de estar a las puertas de un "franco alzamiento" contra un mandato de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Rechazan la idea de una indemnización e incluso alertan que podría configurarse una situación de intervención federal.
Por Luis Alarcón. Fotos: Miguel Valenzuela
EL LIBERTADOR

"El doctor Semhan ha realizado actos positivos, es decir, con conducta activa tendiente a frustrar la decisión de la Corte Suprema en un franco alzamiento".

Otra vez el clima institucional de la Provincia comienza a enrarecerse. Hubo un proceso de destitución de un juez de la Provincia que la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación consideró improcedente, girando nuevamente el expediente al Superior Tribunal para un nuevo pronunciamiento. Pero esa resolución no fue ayer: pasaron dos años. EL LIBERTADOR fue hasta el estudio de Ramón Celestino y Marcos Facundo Leguizamón, padre e hijo, que patrocinan al juez cesante, Pablo Fleitas. Allí escuchó graves acusaciones contra el titular del STJ, Guillermo Semhan.
El siguiente es el diálogo que este diario sostuvo con los letrados.
-Respecto del caso Fleitas (juez cesanteado de Mercedes), el presidente del Superior Tribunal, Guillermo Semhan, le dijo a este diario que si la Justicia repone en el cargo al juez cesanteado se acatará; pero si el cargo ya estuviera ocupado, se indemnizará a Fleitas. ¿Ustedes entienden lo mismo?
-(Ramón  Leguizamón sonríe con sarcasmo) Eso importa un desconocimiento del derecho. Porque el mandato de la Corte es que se agote el proceso. Mientras tanto, no hay cargo vacante. Toda otra conducta es un alzamiento contra la decisión de la Corte.
-¿Ustedes, como abogados defensores del doctor Pablo Fleitas, presentaron una nota al Senado?
-Le hemos hecho saber al Senado, efectivamente, que había una demora dilatadísima por parte del Superior Tribunal.
-¿Quién es responsable de esa demora?
-Nosotros la atribuimos al doctor (presidente del Superior Tribunal de Justicia, Guillermo) Semhan, porque él es conocedor de la resolución de la Corte que dispone que se trate nuevamente este caso, haciendo lugar a un recurso de casación contra la resolución del Jury de Enjuiciamiento.
-¿No se está cumpliendo una resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación?
-Hay desobediencia judicial. Y lo atribuyo fundamentalmente al doctor Guillermo Semhan, porque en él se da la siguiente situación: su intervención irregular como juez, presidiendo el Consejo de la Magistratura, que constituye el órgano de posesión de los jueces, para luego presidir el tribunal de juicio al magistrado, que es el Jurado de Enjuiciamiento. Esto constituye una transgresión de la garantía del juez natural y del juez imparcial.
-Me parece grave lo que usted dice…
-Hay una afectación de la garantía federal, convencional, que pueda hacer responsable a quien haya incurrido en esa transgresión, más aún cuando ha decidido por propia iniciativa tramitar el reemplazo de un cargo que no está vacante, lo que el señor Presidente (del Superior Tribunal) no puede ignorar.
-¿Usted dice que el doctor Semhan desobedece a la Corte?
-El doctor Semhan ha realizado actos positivos, es decir, con conducta activa tendiente a frustrar la decisión de la Corte Suprema en franco alzamiento contra la resolución que está pendiente de que sea cumplida. La significación jurídico política de tal actitud no puede ser soslayada ni se puede continuar demorando el cumplimiento de la decisión del más alto tribunal de la República.

RESPONSABILIDADES

-El Poder Ejecutivo de la provincia elevó el nombre de una reemplazante para Fleitas. ¿No es corresponsable también de esa irregularidad que ustedes denuncian?
-A primera vista, creemos que no. De todos modos, nuestra Constitución Provincial prevé un mecanismo de revisión tácita del pliego. El Ejecutivo tiene un plazo de 15 días para elevar su propuesta al Senado. Caso contrario, automáticamente, se considera propuesto al primero de la terna elevada por el Consejo de la Magistratura.
-¿Y el Senado también tiene plazos para aprobar?
-Tiene 45 días para otorgar acuerdo. Si no lo hace, queda automáticamente consagrado el candidato a juez propuesto. Lo que ocurre en esta circunstancia particular es que ahora el Senado, estando en conocimiento de esta circunstancia del caso Fleitas, no puede avalar un procedimiento irregular, lo que generaría un escándalo institucional. Debería, con un acto positivo, suspender el trámite.
-Como decíamos, ustedes presentaron una nota al Senado informándolo de esta situación. ¿Tuvieron alguna respuesta?
-No oficialmente. Lo que sí tenemos conocimiento es que hay distintas posiciones dentro del Senado. Pero volvemos a insistir sobre el fondo de la cuestión: una persona que acusa no puede juzgar. Por sólo eso, corresponde la restitución en el cargo para el doctor Pablo Fleitas. De ninguna manera una indemnización.
-¿Hay antecedentes parecidos al caso que ustedes están patrocinando?
-Sí. Por ejemplo, el caso del Procurador de Santa Cruz. También otro caso de la Corte tucumana. Y creo que el caso Acuña, de Catamarca.
-Pero en el nuevo tribunal que se constituyó para resolver finalmente el caso Fleitas, Semhan está inhibido.
-Hay que recordar que cuando el doctor (Carlos) Rubín estuvo al frente del Superior, suspendió el proceso de reemplazo de Fleitas cuando se constató que el tema se había judicializado. Pero cuando Semhan se hizo cargo, inmediatamente cambió el criterio y reanudó el proceso de reemplazo.
-¿Su defendido, el doctor Fleitas, no acepta la indemnización que plantea Semhan?
-¡Es que el doctor Fleitas tiene derecho a la vuelta a su cargo! El ministro Semhan no puede decir alegremente que se pagará una indemnización que la deben afrontar todos los correntinos, cuando hay una grave irregularidad y una responsabilidad que es del propio Semhan.
-¿La Corte qué resolvió exactamente?
-La Corte hizo lugar al recurso de casación, porque observó que se producía un agravio de orden federal.
-¿Qué significa "agravio federal"?
-Lo que dijimos antes: quien acusa no puede juzgar.

Un nuevo Tribunal

-Finalmente, de acuerdo al pedido de la Corte se formó un nuevo Superior Tribunal para este caso, conformado por los doctores Alejandro Chaín, Fernando Niz, María Sierra de Desimoni, Marta Althabe y Hernán Cornejo. ¿Alguna objeción?
-No objetamos al nuevo Superior Tribunal. Destacamos la resolución de la medida cautelar y recordamos que debe resolverse esta cuestión federal por taxativa indicación de la Corte Suprema.
-¿Me pueden recordar cuál fue la causa original por la cual se acusó y luego cesanteó al doctor Pablo Fleitas?
-A esta altura no tiene sentido discutir ese tema, porque la Corte no admite revisión de los motivos. En esta instancia, tiene un criterio restrictivo que se circunscribe, como dijimos, al agravio federal.
-Hablamos con ustedes que son sus abogados, pero nos gustaría tener el testimonio del propio doctor Fleitas. ¿Será posible?
-La verdad es que él prefiere mantenerse al margen. No es una etapa superada, porque tiene expectativas de volver al cargo; pero todo este proceso le ha generado desazón, angustia.
-¿Cuál es la síntesis que podemos hacer entonces de todo esto?
-Reiteramos: no corresponde indemnización, sino reposición en el cargo para el doctor Fleitas. Los conceptos que se hicieron públicos del doctor Semhan no tienen fundamentos serios.
-Algunos compararon la cesantía del doctor Fleitas con la que sufrieron varios jueces durante las intervenciones federales.
-No es el mismo caso. La ley de Intervención Federal otorga facultades a la Intervención, precisamente. En última instancia, en algún caso determinado tal vez podría corresponder una indemnización. Pero en este caso que nos ocupa hoy, hubo una evidente irregularidad que corresponde ser subsanada.
-¿Cuánta gravedad tiene este tema para ustedes?
-El procedimiento que terminó en la cesantía del doctor Fleitas fue un error de magnitud ciclópea. El Tribunal que preside Guillermo Semhan podría caer en desobediencia e incluso (¡ojalá que no!) generar una situación que podría llevar a un pedido de intervención federal.