Sábado, 31 de Octubre de 2020

Política Provincial »  "Somos hijos del rigor"

MARIANO GARAY, INTENDENTE DE SANTO TOM

Dijo que se tendrá que llegar a la sanción penal, prevista en la ley, si no se cumplen las restricciones impuestas ante la pandemia. Apuntó que hay "rebeldía" en muchos jóvenes, pero también irresponsabilidad en adultos.


El intendente de Santo Tomé, Mariano Garay estimó que si la conducta social sigue posibilitando contagios e incrementos de los casos de Covid-19, se tendrá que "denunciar a aquellos que no cumplen. Lamentablemente va a tener que hacer así, porque si no, corre riesgo nuestro sistema sanitario, esa es la gran preocupación que tenemos. Si los médicos o los policías tienen que ir a cuarentena, la verdad es que estamos en un problema grave", dijo. [[img-121376]]
Garay dialogó con el periodista Rubén Duarte en el programa La Otra Campana, que se emite los domingos por LT7 Radio Corrientes y LT25 Radio Guaraní de Curuzú Cuatiá:
No me gustaría estar en tu cuero, Mariano, porque la verdad es que es muy difícil manejarse en una cuestión como la que estás viviendo en tu pueblo. Hay que preservar a los sectores más vulnerables, a los adultos mayores, pero también aquellas personas de diferentes edades que tienen alguna enfermedad pre existente. El que está en la calle, en movimiento, fundamentalmente el joven es el trasmisor del virus y el que contagia a ese enfermo vulnerable, que Dios no quiera, puede llegar a fallecer, ¿no?
-En realidad, a nosotros nos pasa que son los jóvenes los que organizan las fiestas clandestinas y por ahí un poco son rebeldes. Algunos tienen que hacer cuarentena y no quieren cumplir, se quieren llevar el mundo por delante… Pero también nos pasó que gente mayor, cuando nosotros decíamos que nos digan cuando llegan a nuestro pueblo de otras ciudades, no lo hicieron. Y así es que se metió el virus en nuestra ciudad. Hace varios meses estamos pidiendo que por favor lo comuniquen y la verdad es que entró por ese lado, personas que son mayores y aun así, han circulado con el virus, no han denunciado y han contagiado a gente. Por eso también, nosotros y el hospital, hay exposiciones hechas a raíz de eso. El fiscal sé que está trabajando en eso, también necesitamos que esta gente tenga, si le corresponde, alguna sanción porque si no los otros que están en las mismas condiciones, también hacen lo mismo. Es necesario cerrar el círculo desde el inicio, hasta la sanción penal y violar el artículo 205 del Código Penal, que es el que habitualmente lo violan, para poder continuar. Hay mucha gente que está trabajando y está cansada, fundamentalmente los médicos. Anoche justamente nos comentaban que necesitan ver que todos los sectores estén trabajando en conjunto y el que cometió un delito sea castigado y sancionado, porque la verdad es que somos hijos del rigor. Me cuesta hablar así, pero somos hijos del rigor. Si no hay ejemplos, hay mucha gente que quiere seguir haciendo lo mismo.
Lamentablemente los más jóvenes no están entendiendo la gravedad. Esto sucede en Santo Tomé, en toda la provincia de Corrientes y el país. No hay la deseada colaboración por parte de la juventud en general. Eso de juntarse en reuniones sociales, fumar, tomar, compartir el vaso, abrazarse… Esto es lo que está complicando la cuestión bastante, ¿verdad?
-Sí, claro. Además, las grandes ciudades ya han explotado y eso viene para acá indudablemente. Nosotros que teníamos casi 170 días sin el virus, le pasó también a otras ciudades y el virus empieza a venir. Vamos a tener que convivir y empezar a cuidarnos sí o sí. También a denunciar a aquellos que no cumplen. Lamentablemente va a tener que hacer así, porque si no corre riesgo nuestro sistema sanitario, esa es la gran preocupación que tenemos. Si los médicos o los policías tienen que ir a cuarentena, la verdad es que estamos en un problema grave. Es por eso que ahora, ante esta situación, apelamos directamente a la gente a que se cuide. El virus ya está en Corrientes, prácticamente en todos los lugares y vamos a tener que convivir hasta que venga la vacuna o pase alguna otra cosa. Es imposible sostener y que el virus no entre a los pueblos, porque es una cuestión de tiempo nada más.