Lunes, 17 de Febrero de 2020

Interior »  "Si no hay un mantenimiento de las vías, los descarrilamientos van a continuar"

LUEGO DEL DESCALCE EN LA CRUZ

Así lo advirtió el representante del sindicado La Fraternidad, Oscar García, quien además, explicó que los riesgos aumentan en épocas de altas temperaturas, ya que se dilatan los rieles. También, comentó que existen puntos críticos que van desde Santo Tomé hasta Virasoro, y de Santo Tomé a Paso de los Libres, en los que los trenes deben transitar con velocidades que rondan los 5 y 12 kilómetros por hora, debido a que las posibilidades de que las formaciones salgan de su curso son mayores.

 


Luego del despiste de trenes que ocurrió en las primeras horas del miércoles, volvió a escena el estado de las vías, cómo se encuentran y los riesgos que representan que los trenes transiten por ellas.
El representante del sindicato La Fraternidad, Oscar García, comentó a EL LIBERTADOR acerca de la situación y expresó que, sin dudas, el estado de las vías representa un problema a la hora de que las formaciones procedan con el transporte de cargas.
Así, García indicó que el deterioro de las vías aumenta en épocas de altas temperaturas, ya que se dilatan los rieles. Lo que complica el normal funcionamiento de los trenes y afirmó: "Esto se potencia cuando no hay un mantenimiento adecuado".
"Aspiramos a una reparación de las vías, pero desde hace muchos años falta un proceso de mejoramiento", expresó el Representante del sindicato que agrupa a los trabajadores ferroviarios.
El miércoles, alrededor de las 2.35, una formación de la empresa Trenes Argentinos, que partió desde Santo Tomé con destino a Concordia, Entre Ríos, despistó en La Cruz. La formación, que contaba con 28 vagones, descarriló por causas que todavía se desconocen, lo que provocó en gran parte la destrucción de las vías.
Ante esto, García manifestó que, "como máximo, en 24 horas se reparará el sector y en 36 horas va a volver a funcionar normalmente", aunque advirtió que hay puntos críticos por el mal estado de las vías, que van desde Santo Tomé hasta Virasoro, y de Santo Tomé a Paso de los Libres, donde aumenta el riesgo de despiste de los trenes. Por lo que, como medida preventiva, se disminuye la aceleración y se transita en velocidades mínimas, que rondan entre 12 y 5 kilómetros por hora.

"Faltan años para que estén en condiciones"
Por su parte, el intendente de La Cruz, Luis Calomarde, se refirió al tema y explicó que luego del descarrilamiento que ocurrió en la ciudad, hay obreros en el lugar que trabajan a contra reloj para que los trenes de carga vuelvan a funcionar normalmente.
En comunicación con EL LIBERTADOR, comentó que era necesario que los trenes de carga estén nuevamente en funcionamiento, ya que descongestiona y agiliza el movimiento sobre la Ruta Nacional N° 14, que se volvía intransitable por la cantidad de caminos que circulaban por ella, aunque aseguró que "fueron reparando las vías a medida que se largaban los trenes".
Además, Calomarde aseguró que, pese a la necesidad de que el tren vuelva a las vías, "son muchos años que se dejó de trabajar. Faltan años de trabajo para que estén en condiciones", concluyó el Intendente.