Sábado, 18 de Enero de 2020

Política Provincial »  Levantar la bandera de la Nación Chamamecera

GABRIEL ROMERO, PRESIDENTE DEL INSTITUTO DE CULTURA


El funcionario correntino reivindicó  este concepto a partir de signos de identidad que trascienden las fronteras políticas. También definió al chamamé actual como una
manifestación "compleja", que resume "expresiones amplias que articulan lo tradicional con lo contemporáneo, lo académico con lo popular".
 


EL LIBERTADOR tuvo la oportunidad de sostener una larga y fructífera charla con el presidente del Instituto de Cultura de Corrientes, el arquitecto Gabriel Romero. Por supuesto, la inminente Fiesta Nacional del Chamamé ocupó la parte medular de la conversación. Pero también la ocasión fue oportuna para repasar varias de las actividades que desarrolla este organismo tan protagónico de la vida pública de los correntinos.

 

[[cod-5]]


A continuación, una síntesis de ese diálogo.
-Año a año hay esfuerzos por ofrecer a los turistas una variedad de actividades, que se ven reflejadas en las ofertas culturales. ¿Qué más hay este verano, más allá de la Fiesta Nacional del Chamamé?
-Por suerte, en los últimos años, la oferta para el turismo fue creciendo. Hay actividades organizadas por el Instituto de Cultura, pero también hay actividades del Municipio y también privadas. Corrientes tiene esta posibilidad de interactuar de una manera muy especial, y también de hacerlo con los municipios cercanos. Cuando hablamos de la propuesta cultural o turística, también hay que integrar a los del Gran Corrientes como Paso de la Patria, Santa Ana, San Cosme, Riachuelo, El Sombrero. Hay una posibilidad de poder hablar de las diferentes propuestas, por eso si bien nosotros estamos a cargo de la organización de la Fiesta Nacional del Chamamé desde el Gobierno provincial, también tenemos museos y la posibilidad de articular acciones de la Fiesta Nacional del Chamamé que ya se fueron dando a lo largo de estos días.
TURISMO Y 
CULTURA
-¿La promoción cultural fortalece a la promoción turística en la ciudad?
-Absolutamente, es un componente importante. Corrientes es naturaleza por un lado, que es muy importante, que es única, que es destacada; pero tiene una tradición cultural, que también es única y es destacada. El turista busca la combinación entre esas dos cosas. El que viene a Corrientes busca música, busca gastronomía, busca las historias y las leyendas.
-Estamos ante la edición 30 de la Fiesta Nacional del Chamamé y la 16ª del Mercosur. ¿Cómo se vienen preparando?
-Venimos trabajando hace muchos meses. El armado de la Fiesta Nacional tiene diferentes componentes. Ustedes ven el armado final, pero nosotros trabajamos en la definición de un concepto, de una idea, eso se plasma en una idea gráfica, en un tráiler de presentación. Se trabaja articuladamente con gestores y artistas de Paraguay y Brasil. Nosotros fortalecemos esta idea de que la Fiesta Nacional es del Mercosur, fuimos trazando un vínculo muy fuerte con Brasil y Paraguay. Hay un trabajo muy grande en torno a esa idea y esa preparación nosotros la dividimos: quienes trabajan en cuanto a lo conceptual y lo que se plasma en lo gráfico, los que trabajan en la difusión y finalmente, quienes a partir de ahora están trabajando en el armado del anfiteatro Cocomarola. Este es un año clave porque estamos hablando de la 30ª edición de la Fiesta Nacional, por lo cual suponemos y entendemos que es necesario una mirada introspectiva. Esta es una de las más grandes fiestas que tiene la Argentina y es de las pocas que tiene un solo género musical; y eso requiere que tengamos una mirada abierta para poder recibir diferentes propuestas que estén vinculadas al chamamé. Ustedes saben que siempre hay polémicas en torno al chamamé: por qué este artista, por qué no el otro… Pero entendemos que el chamamé es una cultura amplia, compleja, que tiene también expresiones amplias y complejas que articulan lo tradicional con lo contemporáneo, lo académico con lo popular. Eso nos obliga a meter todo esto con la complejidad que tiene la Fiesta Nacional del Chamamé. Nosotros somos la vidriera del chamamé para el mundo y eso es lo que queremos posicionar y posicionar al género, posicionar a la Fiesta y por supuesto a nuestra provincia.
NO SÓLO EL 
COCOMAROLA
-Todo esto para el disfrute de la ciudadanía en general, ¿no?
-Claro. Siempre pensamos, desde que yo comencé -es la fiesta número 11 que estoy organizando-, que la Fiesta Nacional del Chamamé tiene que salir del anfiteatro Cocomarola y extenderse a toda la ciudad, como pasa en otros eventos. Nosotros, sin embargo, lo tenemos como el carnaval en el corsódromo: el chamamé es el anfiteatro Cocomarola. Y eso no es así. Necesitamos expandirnos e integrarlo.
-Esto es interesante, como mencionaba, la presencia de los amigos del Paraguay, del Brasil, porque el chamamé representa la manera de ser del correntino y la Fiesta es su máxima expresión. Pero ahora no sólo es la expresión del correntino sino también de la Región, ¿no? 
-Indudablemente, nosotros en algunas de las ediciones anteriores hablábamos de una Nación chamamecera que está representada... Hace unos años presentábamos el concepto de la Nación Chamamecera que es una idea de definir un territorio que fue habitado y es habitado por los descendientes de los guaraníes y tenemos un mismo lenguaje que es el guaraní, tenemos tradiciones históricas vinculadas a las presencias de las Misiones Jesuíticas y todo ese pasado guaraní, misionero, español nos marcó una determinada identidad. La música es el chamamé, pero la gastronomía está muy vinculada. Esa misma gastronomía, si ven lo que se come en Paraguay, es lo que comemos nosotros; en la zona de Brasil, lo mismo. El chipá sería el elemento unificador, el pasado guaraní, como te decía. La música es lo que nos vincula a todo eso y sin duda está cada vez más fuerte. Hay un límite, una delimitación cultural que no coincide con la delimitación del Estado, pero que es muy importante y me parece que la idea es fortalecer ese sentido. Ahora se está trabajando y nosotros también somos parte, ya salió el chamamé como patrimonio del Mercosur y ahora también acaba de salir la yerba mate, que también son productos que los tenemos en común.

Actividades circundantes

-Más allá de los distintos festivales, hay otras actividades, ¿no?
-Hay peñas privadas que van a estar trabajando con nosotros, tenemos una relación de amistad si querés llamarlo de alguna manera con Gino, que va a hacer actividades, con la Mansión Cultural que va a hacer actividades, con Cantalicio que va a abrir ahora por la calle Tres de Abril durante un día previo a la apertura a la Fiesta Nacional del Chamamé. Todo eso también habla de los acompañamientos de los privados para poder generar este tipo de actividades.
-¿Cuáles son los espacios culturales que promociona o apoya el Instituto de Cultura?
-Asistimos a una gran cantidad de actividades y eventos, porque Corrientes creció de una manera importante respecto a la oferta y al trabajo cultural. Hay lugares que son nuestros, otros del municipio y lugares que son de privados. Las salas tienen un acompañamiento en algunas actividades que realizan, las bibliotecas populares tienen algunas actividades que se realizan, nosotros generamos espacios propios, como es el caso de la Estación Cultural detrás de la Terminal que está en un lugar complejo y que tiene una gran cantidad de actividades. Es un espacio que forma parte de un programa que se llama "Cultura, Memoria y Ciudadanía Activa", en la que trabaja la Universidad, el Ministerio de Desarrollo Humano, el Ministerio de Obras Públicas y el Instituto de Cultura. Se hizo un trabajo que es social y también cultural.
-¿Todo esto se ve reflejado en las actividades que ofrecen en el verano?
-Sí, nosotros la verdad es que tenemos una agenda a lo largo de todo el año y el verano es un momento de mucha actividad, sobre todo porque colaboramos con los municipios del interior.