Martes, 19 de Noviembre de 2019

Política Provincial »  Día histórico para la Justicia correntina

ES LEY EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL
Tras 15 años de debates, se logró una norma de consenso. Su aplicación será gradual. Introduce cambios fundamentales en la investigación.
La Cámara de Senadores de la Provincia convirtió ayer en ley, por unanimidad, el nuevo Código Procesal Penal, en lo que puede considerarse el hecho más trascendente en materia parlamentaria a lo largo de este año que finaliza.
Se trata de una ley modificada luego de más de 40 años y que con ello permitirá agilizar los procedimientos judiciales con las respectivas garantías constitucionales.
Fue un trámite rápido tras un amplio debate en comisión. La nueva normativa instaura el proceso acusatorio: el fiscal investiga, el juez juzga (artículo 2), e introduce el principio de oralidad.
Por otra parte establece justicia en plazo razonable (artículo 18); plazo máximo de duración del proceso: 3 o 6 años (artículo 145), también juicio por jurados (artículo 307). Y permite que el fiscal podrá eximir a la policía, total o parcialmente, de recibir denuncias, en los lugares en los que tenga disponible una oficina que garantice el derecho a denunciar (artículo 275).
También establece el juicio abreviado (artículo 374); acuerdo entre fiscal e imputado para una acusación que incluya la solicitud de pena, acordada por las partes, así como el ejercicio de videoconferencia, con lo cual, en algunos casos las declaraciones podrán realizarse mediante este sistema.
Cabe destacar que este nuevo Código Procesal Penal se implementará en los dos años siguientes sólo en la cuarta circunscripción judicial, cuya cabecera es Paso de los Libres; recién al tercer año se implementará en toda la provincia (primera disposición transitoria).
El Código vigente hasta ayer databa del año 1971, norma que en ese momento posicionó a Corrientes entre las más avanzadas en la materia. En 2004 el Superior Tribunal de Justicia de la provincia presentó un por entonces moderno proyecto, de autoría de profesores en Derecho Procesal Penal de la Facultad de Derecho de la Unne, que tuvo durante tres años consecutivos estado parlamentario, aunque no tuvo final feliz. Igual suerte corrieron otros proyectos en los años siguientes, hasta que, finalmente ayer y después de quince años de espera fue sancionado un código, remitido a la Cámara de Senadores por el gobernador de la Provincia, Gustavo Valdés, para su tratamiento que sigue los lineamientos del Código Procesal Penal Nacional hoy aplicado en las provincias de Jujuy y Salta.
Hay que apuntar que, una vez publicada, la nueva norma entrará en vigencia sólo en lo que respecta al procedimiento en flagrancia, que ya se viene aplicando en los juzgados para las personas sorprendidas y aprehendidas en el momento de la comisión (o inmediatamente antes o después) de un hecho que pudiera resultar delictivo.
El resto del cuerpo normativo demorará hasta tres años y será de aplicación progresiva en las diferentes circunscripciones judiciales a partir del segundo año.
Ello es así, por las importantes exigencias: tecnológicas, infraestructura edilicia y de capacitación para todos los operadores que tendrán a su cargo la implementación del nuevo sistema.
En el marco de su 16ª sesión ordinaria la Cámara de Senadores aprobó el proyecto de ley presentado por los senadores Noel Eugenio Breard, Horacio Ricardo Colombi y Graciela Raquel Rodríguez por el que se deroga la Ley Nº 2.945 y se aprueba el nuevo Código Procesal Penal de la Provincia de Corrientes.
Al finalizar la sesión, el Presidente del cuerpo manifestó: "Hoy se aprobó una norma histórica, el Código Procesal Penal, un proyecto largamente debatido y logrado por correntinos con un importante aporte de la Facultad, de catedráticos de la Facultad de Derecho, de juristas, personalidades destacadas del Poder Judicial y legisladores tanto del oficialismo como de la oposición que han brindado un aporte significativo, en el marco de un diálogo que se ha priorizado en todos los aspectos para aprobar este código que es, si se quiere, lo más trascendente en materia parlamentaria este año".

Breve historia de un proyecto muy debatido
Para hacer un poco de historia, cabe recordar que el Código vigente hasta ayer data del año 1971, norma que en ese momento posicionó a Corrientes entre las más avanzadas en la materia. En 2004 el Superior Tribunal de Justicia de la provincia presentó un por entonces moderno proyecto, de autoría de profesores en Derecho Procesal Penal de la Facultad de Derecho de la Unne, tuvo durante tres años consecutivos estado parlamentario, no tuvo final feliz. Igual suerte corrieron otros proyectos en los años siguientes, hasta que, finalmente en el día ayer y después de quince años de espera fue sancionado un código, remitido a la Cámara de Senadores por el Sr Gobernador de la Provincia de Corrientes, Dr Gustavo Valdés, para su tratamiento que sigue los lineamientos del Código Procesal Penal Nacional, hoy aplicado en las provincias de Jujuy y Salta.
Es necesario hacer algunas aclaraciones para que, quienes no tienen conocimientos jurídicos, no incurran en confusiones absolutamente comprensibles. 
Una vez publicada, la nueva norma entrará en vigencia sólo en lo que respecta al Procedimiento en Flagrancia, que ya se viene aplicando en los juzgados para las personas sorprendidas y aprehendidas en el momento de la comisión (o inmediatamente antes o después) de un hecho que pudiera resultar delictivo.
El resto del cuerpo normativo demorará hasta tres años y será de aplicación progresiva en las diferentes circunscripciones judiciales a partir del segundo año.
Ello es así, por las importantes exigencias: tecnológicas, infraestructura edilicia y de capacitación para todos los operadores que tendrán a su cargo la implementación del nuevo sistema. A lo que se agrega la necesidad de dictar un plexo de leyes imprescindible para su puesta en marcha.
El texto que se acaba de convertir en ley significa un cambio sustancial en la forma de impartición de la justicia penal, que por la imposición de oralidad e inmediatez en todas las instancias redundará en una notoria reducción de los tiempos judiciales, teniendo siempre en miras que la justicia tardía deja de ser justicia, para ser sólo historia.
Los rasgos sustanciales del nuevo proceso penal pueden sintetizarse destacando que la investigación de los hechos que se presuman delictivos serán del resorte exclusivo de un representante del Ministerio Público Fiscal, quien deberá probar su acusación ante un Juez con pruebas suficientes, no pudiendo llevar su caso a juicio si no las obtuviera dentro de un marco de control de legalidad por un Juez de Garantías para el caso de las medidas más intrusivas para el imputado.
Además, es de destacar la posibilidad de aplicar diferentes medidas alternativas de solución de conflictos, como la Mediación Penal, que permitirán, con un adecuado uso, que las causas puedan ir resolviéndose por otros canales y con mayor celeridad, lo que muchas veces satisface de mejor forma los intereses de la víctima y el victimario reservando el juicio propiamente dicho, como última instancia de resolución de un conflicto penal.
En la misma sesión de ayer se dio tratamiento legislativo a un nuevo Código Procesal Civil de Familia, Niñez y Adolescencia, que consta de 800 Artículos y el Código Procesal Civil y Comercial, con 700 artículos que ingresará para su tratamiento a la Cámara de Diputados antes de la finalización del año en curso, realmente una tarea para distinguir del Poder Legislativo de Corrientes, en período democrático.